Historia S.A.D.

S.A.D. S1Hola amigos lectores y socios del Cannabis Café, vamos a presentaros a una de las joyas del jardín de Sweet Seeds, Sweet Afgani Delicious S1, una de las variedades más dulces del catálogo de Sweet Seeds. Con esta variedad hemos intentado dar una pequeña vuelta de tuerca sobre el trabajo de uno de los criadores de semillas de cannabis más famosos del mundo, Ben Dronkers de Sensi Seeds. Corría el año 1998 cuando cayó en nuestras manos uno de los esquejes más apreciados que hemos conseguido en toda nuestra vida de cannabicultores, se trataba de un esqueje de Black Domina del banco Sensi Seeds. Este esqueje es conservado hoy en día en nuestro banco de madres y está muy extendido entre cannabicultores de toda España.

Estas plantas excepcionales que se encuentran en el extremo fenotípico deseable que puede producir una variedad de semillas son mantenidas a lo largo de tiempo mediante clones conocidos en este mundillo de amantes del cannabis con el nombre de “clones élite”. Clones que por sus cualidades excepcionales superan ampliamente en la mayoría de los caracteres deseables a sus hermanos.

Durante muchos años este clon se convirtió en la joya más preciada de nuestro jardín, y debido a nuestra política de libre intercambio de genéticas con otros cannabicultores, poco a poco se fue extendiendo. En el año 2004 la calidad de este clon fue también reconocida en la 2ª Copa Cannábica de la ciudad de Valencia organizada por la Barraca de María donde obtuvo el primer premio en la categoría de índicas.

La Black Domina es un cruce entre clones de Northen Ligths (sativa californiana x Afgana) que llegaron a Holanda a principios de los años 80’s procedentes de EEUU y plantas de semillas Afganas que Ben Dronkers había recogido en sus aventuras Afganas.

Autopolinizando

Semillas de S.A.D.
Semillas de S.A.D.

En la Sweet Afgani Delicious S1 hemos conseguido fijar aquellos caracteres que hacen de nuestra Supermadre Black Domina una planta tan apreciada además de fijar el sexo femenino en más de un 99,9% de la descendencia, lo que se conoce como semillas feminizadas.

Esto lo hemos conseguido autopolinizando nuestro clon excepcional hembra, es decir, cruzando nuestro clon con él mismo para no introducir genética de fuera y dar estabilidad a la descendencia. Las autofecundaciones producen generaciones de semillas que tienden de forma muy rápida a la homocigosis y es uno de los métodos tradicionales para conseguir líneas puras en plantas alógamas.

La técnica que hemos utilizado para conseguir la autopolinización de un clon hembra es la misma que se utiliza para conseguir semillas feminizadas. Se trataba en este caso de conseguir polen viable de un clon de planta femenina y con este polen polinizar otro clon hembra de la misma planta. Para conseguir polen de plantas hembras utilizamos una técnica de reversión del sexo que consiste en aplicar sobre las plantas un producto basado en la plata que provoca un desajuste hormonal en las plantas, este cambio en el balance hormonal induce la producción de flores masculinas y en las dosis y forma apropiadas la producción de polen abundante y viable.

Inversion del sexo en en Black Domina ´ 98
Inversion del sexo en
en Black Domina ´ 98

La autopolinización es una técnica de mejora de reciente aplicación en la mejora de variedades de cannabis ya que hasta que no se descubrieron las técnicas de reversión del sexo era imposible aplicar estas técnicas de mejora sin arrastrar genes de hermafroditismo hacia la descendencia. La forma de autopolinizar una planta sin utilizar técnicas de reversión del sexo, sería utilizando individuos que mostrasen alguna flor masculina bajo estres o de forma automática para con este polen autopolinizar la planta, pero de esta forma estaríamos realizando presión selectiva sobre el grupo de plantas que más facilmente muestran rasgos de hermafroditismo bajo estrés, cosa que no interesa en absoluto en el caso del cannabis.
Con las modernas técnicas de reversión del sexo estas plantas que muestran algún rasgo de hermafroditismo bajo estrés son eliminadas directamente de cualquier proyecto de mejora de variedades feminizadas, por muy excelente que sea el clon lo que interesa es producir variedades 100% femeninas y para ello han de buscarse “clones élite” con nulas o casi nulas tendencias a producir flores masculinas bajo estrés, estas plantas son conocidas como “hembras puras”, de esta forma los criadores de cannabis pueden abrir nuevos caminos en la crianza y mejora como la autopolización y todas las demás técnicas de mejora que contienen autopolinizaciones, que ahora es posible explorar sin arrastrar los genes de hermafroditismo, realizando presión selectiva sobre los caracteres interesantes y excluyendo en cada generación estos genes hermafroditas de la piscina genética en busca de las conocidas en el mundo cannábico como hembras puras.

Normalmente para la notación de autopolinizaciónes se utiliza la letra “S” (del inglés “selfing”), por eso la S1, el número índica que se trata de la primera generación de autopolinización.