Los Terpenos: El ADN de la marihuana

Los cannabinoides, como el THC, carecen de olor propio, entonces… ¿Qué hace que cada variedad tenga un aroma y sabor característico? Cuando hueles un cogollo, estas oliendo sus terpenos.

Los terpenos son compuestos orgánicos derivados del isopreno – hidrocarburo de 5 átomos de carbono – que se encuentran en  las plantas donde cumplen funciones primarias como los pigmentos, la clorofila, sus aromas y constituyen la mayor parte del aceite esencial. También son importantes en numerosas interacciones bióticas como la protección contra insectos – repeliendo a otros seres vivos con aromas amargos – o como reclamo para otros insectos beneficiosos para la planta. Además también la protegen de tempertaturas extremas, sintetizando más terpenos ante temperaturas elevadas.

En la marihuana, los terpenos se encuentran en la resina, provocando que los cogollos sean pegajosos y consiguiendo así atrapar a insectos. Además los terpenos se evaporan a temperaturas elevadas creando corrientes de aire que enfrían la planta y que reducen la transpiración, ayudando a resistir la temperatura elevada sin sufrir desecación.

La evaporación de algunos terpenos durante el secado es la responsable del cambio de aroma de la planta fresca al del cogollo curado, cabe recalcar que el sabor cambia durante el proceso de secado y curado por la degradación de las clorofilas.

Los aceites esenciales de las plantas tienen propiedades terapéuticas que dependerán del terpeno en cuestión. Estos aceites y los terpenos puros son la base de la aromaterapia y de los saborizantes en la industria alimentaria como compuestos no tóxicos.

En el aceite esencial de la planta del cannabis se pueden encontrar hasta 200 terpenos, pero los más comunes son el mirceno, el pineno, el limoneno, el linalool, el humuleno, el eucaliptolo y el cariofileno. La relación entre la cantidad de estos terpenos existentes en la planta del cannabis nos aporta una gran gama de aromas y sabores, pero lo más importante es su combinación con los cannabinoides para dar lugar a una amplia variedad de efectos farmacológicos.

El Cariofileno es uno de los terpenos menos volátiles por lo que es el terpeno más presente en las extracciones de cannabis, por su resistencia ante el proceso de descarboxilación. Es uno de los componentes químicos que aportan el sabor picante a la pimienta negra y está presente en todas las variedades de cannabis, de hecho, el óxido de cariofileno es el componente responsable de la identificación de cannabis por parte de los perros rastreadores de droga. Además el óxido de cariofileno ha demostrado su efectividad contra casos de infección fungica, y en un estudio de Jurg Gertsch se demostró que es agonista del receptor CB2 actuando como anti-inflamatorio – ciertos anti-inflamatorios pueden tener como efecto secundario la aparición de úlceras gástricas, pero el cariofileno no sólo no tiene este efecto, si no que puede prevenir su aparición.

El Mirceno también se puede encontrar en el laurel, el perejil o el tomillo, y es el principio sedante del lúpulo, utilizado en terapias naturales para conciliar el sueño. Altera la barrera hematoencefálica, favoreciendo la entrada de cannabinoides al cerebro y produciendo un aumento de sus efectos. Tiene propiedades analgésicas, anti-inflamatorias y antibióticas y tiene mayor presencia en las variedades índicas que en las sativas, llegando incluso hasta un 80% de su composición. Este terpeno en sinergia con los cannabinoides de la planta podría ser el responsable del efecto sedante de las índicas.

El Pineno es el terpeno más distribuido en la naturaleza, ya que no sólo puede encontrarse en plantas, si no que también forman parte del sistema químico de comunicación de los insectos. Tiene propiedades anti-inflamatorias, expectorantes, broncodilatadoras y antisépticas, y protege a la planta actuando como repelente de insectos. Está presente en la resina del pino y otras coníferas y era usado en la medicina tradicional china como agente anticancerígeno.

El Limoneno también está muy presente en la naturaleza, siendo el segundo terpeno más común. Se puede encontrar en la piel de los limones y otros cítricos, y aunque no lo encontramos en insectos – como el Pineno – también tiene una función repelente además de insecticida. Su utilización es muy amplia en la industria farmacéutica y en la alimentaria como saborizante, y en la industria cosmética y de productos de limpieza su uso es muy común como fragancia, pigmentos y disolvente orgánico biodegradable. Tiene efectos terapéuticos en ciertas enfermedades dermatológicas y propiedades antisépticas, que pueden ayudar, por ejemplo, contra la bacteria del acné. Además al limoneno se le atribuyen la muerte de las células cancerígenas, propiedades beneficiosas contra el reflujo gastroesofágico, así como la disminución de síntomas depresivos.

El Linalol es un terpeno de aroma muy agradable, mentolado, muy común en muchas flores, como la lavanda, e incluso en hongos. Además de ser utilizado en cantidad de productos como jabones, lociones o detergentes también sirve como reactivo químico intermediario necesario para producir otras sustancias como la vitamina E. Junto con THC, proporciona un efecto sedante y analgésico, y junto con CBD tiene propiedades anti-convulsivas, comparables a las del Diazepam, pero sin sus efectos adversos, y siendo eficaz contra la epilepsia.

El eucaliptol es utilizado para atraer a las abejas, aunque tiene actividad repelente e insecticida, y es el principal componente de enjuagues bucales, inhaladores para aliviar congestiones nasales, ungüentos y cremas, y además es usado en productos alimentarios para dar sabor. Pero estos productos sólo pueden tener concentraciones menores al 0,002%, ya que la ingesta de cantidades superiores podría tener un efecto psicotrópico. Tiene una base de alcohol y un fuerte olor mentolado- Algunos estudios han demostrado su eficacia clinicamente contra el asma, sinusitis, como anti-inflamatorio y analgésico local. En las variedades sativas este terpeno se encuentra en concentraciones cercanas al 5%, frente al 1% que podemos encontrar en las índicas, lo que da pie a pensar que la sinergia entre el THC y el eucaliptol es la responsable del efecto energizante de las sativas.

Aunque estos sean los más comunes, existen unos 200 terpenos que pueden estar presentes en nuestras plantas de cannabis, cada uno con su olor y propiedades medicinales diferentes. Ahora ya sabemos a qué agradecer el sabor, el aroma y sobretodo los efectos de nuestra planta favorita.

 

Publicado por @desayunoconweed