¿Cómo obtener mayor producción en un cultivo de exterior?

Si os decimos que tras la llegada del mes de marzo se empiezan a hacer más largos los días, el sol genera más calor haciendo que el termómetro empieza a subir, es señal de que empieza la temporada de cultivar en exterior.

El cultivo de marihuana en el exterior es fácil y muy productivo.

El sistema de cultivo de marihuana en exterior es el más simple, aprovechando la época de buen clima y las buenas condiciones naturales que esto aporta. Podrás cultivar tus plantas en huertos, jardines, terrazas, balcones, etc. No te preocupes por la cantidad de m2 de que dispones y enfócate en la producción que obtendrás por planta.

A continuación, te facilitamos varias recomendaciones a tener en cuenta para conseguir una planta sana y así tener una alta producción al final del proceso.

1- Escoger el lugar de cultivo

Es muy importante que el lugar escogido para el cultivo de las plantas de marihuana reciba la mayor cantidad de horas de sol. Muchas veces, los cultivadores no disponen de zonas donde el sol incida de manera constante y deben plantar en el lugar que tienen disponible.

Si tus plantas reciben por lo menos unas cinco o seis horas de sol, podrán desarrollarse correctamente. Si las horas de sol fuesen inferiores, las plantas de marihuana crecerán débiles y en el momento de florecer no serán capaces de engordar sus cogollos.

2- Cultivo en suelo

Si eres de los afortunados que puede cultivar en el entorno natural de las plantas -el suelo- estás de enhorabuena. Con unos pocos cuidados obtendrás una gran cosecha y la probabilidad de tener problemas en el cultivo será menor.

Es importante que el terreno sea rico en materia orgánica, que cuente con un buen drenaje y así evitar un terreno arcilloso. Al mismo tiempo debe contar con la capacidad suficiente de retener agua para que el terreno no sea demasiado arenoso.

Para preparar el terreno es importante abrir un agujero que tenga al menos cincuenta centímetros de diámetro y profundidad (si es el doble de grande, mucho mejor). Se rellena directamente con sustrato comercial, aunque también se puede mezclar parte de la tierra que se ha extraído con varios productos como humus de lombriz, turba, o perlita para acondicionarlo y lograr la consistencia deseada.

Con el humus de lombriz y la turba mejoraremos notoriamente el potencial del suelo y nutriremos unas plantas que serán grandes y productivas.

3- Cultivo en macetas

Si vas a cultivar en macetas, recuerda que la cantidad de tierra que cabe en una maceta es inferior, por lo que las raíces de la planta de marihuana se encuentran limitadas para su desarrollo, al igual que la capacidad de absorción de nutrientes.

¡Cuanto más grandes, mejor!

Preflores de una planta de marihuana hembra
Preflores de una planta de marihuana hembra.

Las macetas grandes permiten que el desarrollo de las plantas sea mejor y más productivo.

Otro factor a tener en cuenta a la hora de plantar en maceta es que las raíces tienden a recalentarse demasiado debido a las altas temperaturas. Por ello te recomendamos utilizar macetas blancas ya que reflejan la luz y se mantienen mucho más frescas. Un truco para mantener las raíces de la planta de marihuana más frescas y evitar este sobrecalentamiento, es colocar cada maceta dentro de otra un poco más grande. Así conseguiremos que entre ambas se cree una capa de aire que sirve de aislante del calor.

Las plantas se pueden germinar directamente en su maceta definitiva, sin embargo, la mayoría de los cultivadores prefieren germinar las semillas por separado y plantarlas en macetas pequeñas e ir trasplantando a macetas cada vez mayores conforme va siendo necesario. Es recomendable que los trasplantes se realicen por la tarde, así las plantas tendrán toda la noche para recuperarse del shock que les supone este cambio de maceta.

4- Entorno del cultivo

Según la parte del mundo donde te encuentres, dependerás de una climatología u otra, por ello, tendrás que saber qué variedad de semillas, según su genética, debes plantar.

Si te encuentras en zonas frías, húmedas o lluviosas, es importante que optes por semillas resistentes ya que serán susceptibles a los ataques de hongos. Para este tipo de entornos te recomendamos nuestras variedades F1 Fast Version®, que son versiones 100% fotodependientes y de floración ultra-rápida.

 

Texto: @Sweet Seeds®