Cómo realizar el manicurado de las plantas de marihuana

No hay nada mejor que admirar cogollos perfectamente recortados en tu tarro. La mayor parte del enfoque del cultivo de cannabis se centra en conseguir cogollos de calidad. Sin embargo, la estética del producto final también importa. La poda de las plantas consiste en la extracción de material vegetal del cannabis. Si se hace correctamente tus cogollos parecerán una obra maestra.

Aquí te guiamos, paso a paso para podar tus plantas de cannabis y convertirlo en una experiencia divertida.

manicurado marihuana

¿Cuando se realiza la poda?

La poda de las plantas de marihuana se realiza después de la cosecha. Si el secado se realiza en un ambiente húmedo, las plantas necesitarán ser podadas de inmediato. En condiciones secas, muchos cultivadores prefieren secar su planta con todas las hojas pegadas, para que los brotes no se sequen demasiado rápido.

Normalmente, cuando se cosechan las plantas de cannabis, se cortan del tallo y se colocan en el sitio de secado. Algunos cultivadores prefieren cortar primero algunas zonas específicas de las plantas, dejando unos cogollos in situ.

Se suele hacer porque algunos cogollos, especialmente los que crecen encima de la planta, maduran más rápido que los de la parte inferior. Ocurre a menudo en las plantas cultivadas en interior. Una vez cosechadas, se separan en ramas individuales para facilitar el proceso de poda.

Aquí empieza el trabajo sucio

Perfectly Trimmed Buds

Es aconsejable comprar guantes y tijeras.

Los guantes son necesarios ya que la resina, llena de tricomas, se pega en los dedos y ralentiza el proceso de recorte. Es importante tener un buen control de los dedos para el manicurado de los cogollos. Por lo tanto, los guantes médicos desechables que usan los dentistas son perfectos para la faena.

Las tijeras óptimas son las que tienen un muelle pues no es necesario volver a abrirlas después de cada corte, el muelle hace el trabajo. Puede parecer superfluo, sin embargo, cuando se poda docenas de plantas los dedos se tensan enseguida y resulta ser una experiencia dolorosa.

Siéntate en un lugar cómodo, donde puedas adoptar fácilmente una posición recta, tal como le muestran los carteles instructivos de muchos lugares de trabajo. Recortar las plantas de cannabis suele ser una actividad social porque, de lo contrario, puede resultar bastante aburrido.

Tener una charla con amigos escuchando un poco de música de fondo es definitivamente algo que embellece la experiencia del manicurado.

Así que ahora estás sentado, recto, con tus amigos recortadores y, delante de ti, los tallos separados, llenos de cogollos y de hojas están en la mesa.

¿Y ahora qué?

Primero, tienes que recortar las hojas grandes que eran las más activas en cuanto a fotosíntesis pero que no producen muchos tricomas.

Se quitan enseguida para liberar espacio y poder adentrarse más en la planta con las tijeras. Las hojas grandes deben ser cortadas, pero no en la parte más alta del tallo, de lo contrario podría cortar el tallo principal.

cómo hacer manicurado marihuana

Todo lo que se está recortando debe ser guardado porque es un buena base para producir hachís.

Una vez todas las hojas grandes recortadas, el siguiente paso es recortar las hojas blanquecinas. Estas pequeñas hojas tienen muchos tricomas, la mayoría concentrados en la base de la hoja. Dependiendo del gusto de cada uno, y según la área de expansión de los tricomas en las hojas, se recortarán de una manera u otra.

Tenéis que tener en cuenta que, una vez secos y curados, el tamaño de los cogollos y de las hojas se reducirán significativamente y, por lo tanto, el hecho de dejar un poco más de hojas blanquecinas en las plantas no tendrá un gran impacto visual.

Las hojas blanquecinas deben cortarse horizontalmente desde el exterior y no desde los tallos, aunque cada cultivador tendrá sus propias preferencias.

Cogollos perfectamente manicurados.

El manicurado puede convertirse en una experiencia relajante cuando se reúne algunos amigos, se pone música y se empieza a trabajar duro. Una vez que los cogollos están manicurados y se ven hermosos viene la fase de secado y curado.

Mirando las tijeras, lo más probable es que tengan una mugre marrón, ¡no las laves! ¡Es hachís de tijera! Se puede recoger, vaporizar o hacer un porro.

 

Texto: @Sweet Seeds®