¿Cómo se hace una cata de marihuana?

La cultura del cannabis es mucho más amplia de lo que alguien que no conozca este universo puede creer. La realización de una cata de marihuana es una experiencia a nivel profesional que merece la pena que conozcas en detalle para que puedas hacerte una idea de lo que realmente implica el consumo de esta planta.

Los catadores de marihuana

La función del catador de marihuana es parecida a la de un catador de vinos. Es decir, la persona que se dedica a esta tarea debe probar diversas variedades de cannabis, valorar su aspecto, aroma, sabor y efecto, pero evitando que se le suba para poder mantener su criterio profesional en la siguiente prueba.

Conocer las variedades

Aunque hablamos de ‘la marihuana’, la verdad es que existe un gran número de variedades de esta planta que tienen matices muy diferentes tanto en el paladar como en la mente. Por lo tanto, para hacer una buena cata es necesario conocerlas todas y saber distinguir las que encajan mejor con las expectativas creadas en cuestiones de sabor y efecto.

Además, hay que tener en cuenta que la capacidad de distinguir estas características entre una gran cantidad de variedades es singular y está reservada solamente para algunos expertos.

El aspecto

La muestra de marihuana que se presenta en una cata debe tener una apariencia perfecta, para ello deberá estar limpia de semillas, bien manicurada y otros elementos que puedan alterar el sabor del cogollo. Además, es muy importante que la muestra no contenga hongos o plagas.

Otro aspecto que se tiene en cuenta es su secado correcto, para lo que se comprueba que cuando se comprime el cogollo este recupere su esponjosidad sin problemas.

La cantidad de resina que se puede observar en el cogollo también es importante, porque da información sobre su madurez y su contenido en cannabinoides.

El aroma

El cannabis puede generar infinidad de sabores y olores, dependiendo de su variedad. Por esta razón, los expertos en la realización de catas hacen una clasificación de los principales aromas que puede ofrecer esta hierba.

En el momento de la cata el olor se valora en diferentes procesos:

  • Primero se valora la intensidad del olor que se detecta al abrir la bolsa o bote donde se encuentra el cogollo.
  • Luego se procede a grindear el cogollo, y es el momento en el que aparecerán todos los olores presentes en la muestra. Aquí se valora tanto la intensidad del olor como los diferentes aromas que se perciben.
  • Ahora toca fumar el porro, se debe detectar que el olor sea lo más parecido al que se detectó en el momento de grindar el cogollo. En este momento también sumará puntos el aspecto del humo, tanto su color (si este es blanco, será señal de que la planta ha recibido los cuidados adecuados y un excelente curado) y su densidad.
  • Otro factor que se analiza tras fumarlo es el aspecto de la ceniza, siendo las cenizas de color blanco las que mejor valoración obtendrán.

Para llegar a poder conocer estos matices, sin duda es indispensable tener una gran experiencia y conocimiento de las diversas variedades de marihuana existentes. Además, también es necesario tener los recursos adecuados para diferenciar una de otra.

El sabor

La marihuana es una planta que tiene un abanico de sabores muy extenso. Para la valoración positiva de este aspecto se analizan los sabores desde que se empieza el porro hasta que se acaba. Siendo una muestra de buena calidad, aquella que al final del porro sigue impregnando los labios de resina y otorgando sabor al fumarla.

Se deberá evitar presentar muestras que hayan tenido un exceso de abonos, ya que esto producirá que al probarla, el catador empiece a toser y detecte sabores metálicos. Esto hará que se reste puntos a la muestra.

El efecto

La marihuana puede producir diferentes efectos, dependiendo de las características de cada planta. En este momento de la cata se valorará la rapidez, la duración y el tipo de efecto que se consiga de cada muestra.

La muestra que mejor valoración obtendrá será la que durante las primeras caladas ofrezca un efecto rápido y notorio además de duradero (aunque este factor puede variar según la tolerancia de quien la prueba).

Como último factor tenemos el tipo de efecto. No podemos olvidar que existen variedades sativas o indicas, cada una con efectos muy diferentes. Por ello la valoración se deberá realizar desde una perspectiva imparcial, valorando cada muestra según el tipo que sea, y no por lo que guste más o menos al jurado.

Conoce la cultura del cannabis

¿Quieres convertirte en un experto en cata de marihuana? Empieza a acumular toda la información posible sobre las diferentes variedades de esta hierba existentes y, sobre todo, practica el reconocimiento de los distintos sabores, olores y efectos que puede causar en el organismo.

Ser un buen catador de cannabis requiere invertir mucho tiempo en el conocimiento y experimentación de las sensaciones provocadas por esta planta. Todo un reto que, sin duda, muchas personas están deseando afrontar.

 

Texto: @Sweet Seeds®