El cannabis como musa

Todos los amantes de la planta sabemos cómo nos afecta consumirla, no obstante, no todos lo definimos de la misma manera. Algo así es lo que pasa con la creatividad. A lo largo de la historia grandes figuras artísticas, sobretodo en el mundo de la música, han reconocido que la marihuana les ayuda en su proceso creativo, pero demostrar este hecho es algo muy complicado, dado que lo que se está midiendo, la creatividad, es muy difícil de cuantificar.

Se han realizado varios estudios al respecto, con resultados para todos los gustos.
En 2014 el instituto de psicología de la Universidad de Leiden agrupó a 54 consumidores de cannabis en tres grupos; a dos de ellos se les administró diferentes dosis de THC mientras que al grupo restante le suministraban placebo. Se realizaron dos pruebas con el fin de medir la creatividad de cada grupo. Dichas pruebas constaban en exponer “todos los posibles usos de un bolígrafo” y en razonar “qué relación hay entre las palabras tiempo, pelo y estiramiento”. El estudio demostró que el grupo al que se le había administrado más cantidad de THC presentó efectos negativos para la creatividad. Aunque los sujetos de los otros dos grupos que mostraron mayor predisposición a solucionar los problemas presentados, tampoco ofrecieron un resultado positivo en la resolución de ambas cuestiones.

Sin embargo, en la University College of London los resultados fueron muy diferentes.
En esta ocasión el objeto de estudio fueron160 consumidores de marihuana. La primera parte de la prueba, se realizó en  un día en el que no habían fumado ni consumido de ninguna otra forma cannabinoides y los clasificaron por mayor o menor creatividad. En el segundo examen, realizado unos días más tarde, los volvieron a evaluar estando colocados. Como resultado, pudieron observar que el cannabis aumentó los síntomas parecidos a la psicosis en los individuos más creativos, y además demostró que aumentaba mucho la fluidez verbal en los individuos con menor creatividad.

Existen más estudios que no arrojan demasiada luz ante este tema, ya que cada uno ofrece unos resultados y opiniones contradictorios.  Pero algo que sabemos que es cierto, es que nuestra querida planta lleva aportando musas al mundo del arte desde tiempos ancestrales.

En la Antigua Grecia, además de sentar las bases de la filosofía y el arte y crear el modelo de Democracia, se sabía que era una sociedad abierta al consumo de estupefacientes y que además conocían las propiedades curativas de la marihuana, ya que trataban las obstrucciones de oído con un extracto de la misma y que utilizaban semillas de cáñamo para eliminar tenias.

William Shakespeare es uno de los escritores más reconocidos de las historia, y recientes investigaciones han demostrado que el famoso dramaturgo inglés era consumidor. Al analizar unas pipas de arcilla halladas en su casa en Stratford, encontraron restos de marihuana, y las pruebas demuestran que las pipas son de la época en la que el escritor estaba vivo.

Dentro del mundo de la literatura, también cabe destacar a Stephen King. ¿Quién no conoce El Resplandor, aun sin haberlo leído?
Pues el afamado escritor del género de terror, ha admitido que ha sido consumidor de cannabis, de hecho, en una ocasión dijo que debería ser legal, añadiendo que en el estado donde vive hay unas cosechas propias excelentes que deberían poder hacerse sin miedo con fertilizantes en invernaderos.

El mundo de la música también está plagado de ejemplos de artistas que usan a la musa verde para recrearse creando sus obras.

Ya por los años 20, Louis Amstrong compuso una canción instrumental llamada Muggles, nombre con el que se refería a los cigarrillos de marihuana que por entonces circulaban por los locales estadounidenses de la época.

B. B. King y Raimundo Amador, dos de los mayores reconocidos músicos de la historia, versionaron Bolleré, una canción original de Cathy Claret. La canción fue compuesta tras un viaje al sur de España, en el que se fuman “algo” en unos papeles de liar que, mirados a trasluz, dejaban ver la palabra Bolleré.

Todos sabemos que Bob Marley fumaba porros, pero… ¿desde cuándo? En una entrevista contó que empezó a fumar en 1960, cuando empezó a cantar, después de afirmar que la música y la hierba van de la mano.

Otro grande de la música, Neil Young, confiesa en su libro de memorias que ha dejado de beber y fumar, rompiendo así una larga etapa de 40 años consumiendo la planta y añade que ahora ya no se le ocurre ni una sola canción… estoy seco.

Los Black Sabbath también consumían cannabis. En su canción Sweet Leaf (Dulce Hoja), la cual es una oda entera a la planta, Ozzy Osbourne canta tu me presentaste a mi mente.

Led Zeppelin también tiene varias canciones con referencias cannábicas, como going to california, over the hills and far away o Misty Mountain Hop, de la cual Robert Plant explicó que la escribió tras ser pillado en un parque con material ilegal dentro de su paquete de tabaco.

Pink Floyd, los reyes por excelencia de la música para fumar, nunca han hecho ninguna declaración al respecto, pero son muchas las anécdotas y fotos de misteriosos cigarros de liar en sus conciertos… Juzguen ustedes mismos.

El genio de la guitarra Jimmi Hendrix también era consumidor de marihuana, de hecho tiene una canción llamada Purple Haze dedicada a la variedad con el mismo nombre, en la que habla de tos, de sus ojos, de su mente y de reírse sin saber por qué.

Bob Dylan es uno de los cantautores más reconocidos de todos los tiempos, su música ha inspirado generaciones, y como cabe esperar también era un fumador de hierba. En el estribillo de Rainy Day Woman dice everybody must get stoned (todo el mundo debe colocarse), lo que causó tal polémica que varias emisoras de radio la vetaron. De hecho se sabe que fue él quien dio de fumar por primera vez a The Beatles, en Nueva York, allá por el 64.

El mundo del RAP también está salpicado de fumetas. Cypress Hill, por ejemplo, fue uno de los mayores defensores de la legalización de la marihuana en los 90, además de Snoop Dog y Wiz Khalifa en la actualidad, de los cuales es difícil hallar una canción que no haga referencias a la planta. Este último hasta cuenta con su propia línea de parafernalia en RAW Papers.

Está claro que como dijo el comediante Bill Hicks, si crees que la marihuana no ha hecho nada bueno por nosotros, vuelve a tu casa y quema todos tus discos, porque los músicos que han compuesto esa música genial que ha mejorado vuestra vida durante años, de verdad, estaban colocados. Los grandes de la historia de la música eran fumetas, pero muchos artistas de hoy en día también usan marihuana, como Rihanna, Miley Cyrus Justin Timberlake o Justin Bieber. Incluso Lady Gaga dijo en una ocasión que fuma mucha marihuana cuando compone y Jay Z afirmó que terminó su álbum ‘O, fumando marihuana. Alanis Morissette incluso dijo que era la forma rápida de conseguir un salto cualitativo cuando quiere escribir algo.

En Hollywood también se fuma mucha yerba. Desde el mítico Francis Ford Coppola hasta Brad Pitt, pasando por Jeff Bridges, Barbara Streisand, Woody Harrelson, Owen Wilson, Charlize Theron, Cameron Díaz, Drew Barrymore, Jack Black, Kristen Stewart, Morgan Freeman o el mismísimo Quentin Tarantino entre otros que han admitido consumir marihuana o han sido vistos haciéndolo.

En España, aunque existen ejemplos de artistas que defienden el cultivo y consumo de cannabis como Green Valley, Morodo, Fyahbwoy, Extremoduro, Estopa, Ska-P o incluso todos recordamos a Melendi en sus buenos años, la marihuana no está tan aceptada socialmente, por lo que aunque personalmente conocemos ejemplos de actores y personajes públicos que acuden en mayor o menor medida a asociaciones cannábicas, hay que respetar su decisión de anonimato. Esperamos que esta situación vaya cambiando favorablemente para el sector, y podamos añadir más ejemplos de consumidores y defensores españoles de la planta a esta lista.

¿La marihuana aumenta la creatividad? De momento no lo sabemos con certeza, los estudios concluyen con resultados opuestos, pues es un dato muy difícil de medir. Lo que está claro es que ni gracias a la marihuana te conviertes en un genio ni que haya que fumar marihuana para serlo. Y que detrás de cada gran genio, hay una gran musa.

 

Texto: @desayunoconweed