El ciclo de cultivo de la Marihuana

Si estás pensando en cultivar esta maravillosa planta es importante que conozcas todas las fases que atraviesa a lo largo de su ciclo de vida. Estos conocimientos te darán una gran ventaja, ya que podrás identificar en qué fase se encuentra y los cambios que se darán en la planta en todo momento.

De manera salvaje la marihuana germina con la primavera y la llegada de las temperaturas cálidas. Durante los meses siguientes empieza a crecer rápidamente, pudiendo alcanzar con facilidad de dos a tres metros de altura. A partir de la mitad del verano empieza su fase de floración hasta inicios o mediados del otoño. Su vida finaliza cuando las semillas han madurado asegura así la próxima generación.

Recuerda que el cannabis es una especie dioica, que significa que puede producir tanto flores hembra como flores machos. Los cultivadores hoy en día prefieren utilizar semillas feminizadas y de esta manera aseguran que tendrán plantas hembra y un cultivo de cogollos resinosos.

Una vez tengas claro qué variedad de Sweet Seeds® vas a cultivar empezamos a detallar su ciclo de vida y las fases por las que pasará.

Germinación

Es el inicio del ciclo de vida de la marihuana y, por lo tanto una de las fases más importantes, por ello habrá que asegurarse de que se lleve a cabo de la mejor manera posible.

En general si las semillas son frescas, germinan con rapidez. En aproximadamente uno o dos días se abre la cubierta y empieza a brotar la radícula (primera raíz que nace de la semilla) la cual crece hacia abajo y sirve para fijar la planta y así poder crecer hacia el exterior.

Una de las técnicas de germinación más conocidas por los cultivadores es la técnica de Ovni. Ya que permite asegurar y controlar que la semilla germine correctamente antes de introducirla en el sustrato.

Crecimiento de la marihuana

Unos días después de haber plantado la semilla germinada, se podrá observar cómo empieza a brotar la planta de la tierra. Desde este momento empieza la fase de crecimiento y es durante este tiempo donde la planta debe generar un sistema de raíces fuerte y una buena estructura de hojas y ramas hasta la fase de floración para así poder soportar el peso de los cogollos.

Este periodo puede durar desde semanas hasta varios meses, todo depende de la variedad que se cultive y el momento en el que se plante la semilla. Recuerda que cuanto más larga sea la fase de crecimiento mayor será el tamaño de la planta de marihuana.

Floración

Las variedades tradicionales de cannabis son plantas de floración fotodeterminada, esto significa que empiezan a florecer cuando hay un fotoperiodo concreto, en el caso de la marihuana cuando las noches alcanzan una determinada duración.

Cuando los días se alargan, las plantas de cannabis se dedican a crecer. Pero a partir del 21 de junio la tendencia se invierte y cada día amanece más tarde y anochece antes, con lo cual los días se acortan y las noches se alargan. Al detectar este cambio en el fotoperiodo, la marihuana interpreta que el verano se acaba por lo se desencadena la floración.

Hoy en día Sweet Seeds® dispone de diferentes tipos de variedades de semillas que se han vuelto muy populares, que son las semillas llamadas Automáticas o autoflorecientes y las Fast Version®.

Las variedades autoflorecientes, son semillas que tienen la particularidad de empezar a florecer cuando la planta alcanza una edad determinada sin depender del fotoperiodo que haya en el momento. Se cosechan entre dos y tres meses después de la germinación, independientemente del momento de la siembra.

Sweet Seeds® descubrió una nueva generación de plantas fotodependientes, cuyas fechas de cosecha se adelantan entre una o dos semanas respecto a las variedades fotodependientes de las que provienen. Son las conocidas como variedades Fast Version®.

Cosecha

La floración varía según la variedad de marihuana que se cultive, puede durar entre dos y cuatro meses. A medida que se acerca el final de la fase de floración los estigmas de las flores (pelitos de color blanco que se ven en los cogollos) se marchitan volviéndose de color naranja o marrón.

Además, la resina que cubren las flores empieza a tomar tonos ámbar lo que indica al cultivador que ha llegado la hora de cosechar las plantas.

El momento exacto en que se corta la planta de marihuana influye al efecto psicoactivo que provocarán los cogollos una vez secos. La cosecha temprana favorece a una psicoactividad más estimulante mientras que la cosecha tardía potencia los matices más narcóticos y relajantes.

 

Texto: @Sweet Seeds®