¿En qué ayuda realmente el CBD?

Existen variedades de cannabis desarrolladas y seleccionadas para potenciar su contenido en un cannabinoide muy famoso estos días, el CBD.

Nuestra nueva línea CBD son una buena muestra de ello

El cannabidiol es uno de los principales componentes de la planta de cannabis.

Comparado al tetrahidrocannabinol, el cannabidiol no es psicoactivo pero también tiene multitud de aplicaciones médicas. Provoca un efecto sedativo en la mayoría de los casos e inhibe la transmisión de señales nerviosas asociadas al dolor, entre otros beneficios terapéuticos.

El consumo de Cannabis con propósitos medicinales se remonta por lo menos a 3000 años.

W.B. O’Shaughnessy, un cirujano que aprendió sobre sus propiedades medicinales mientras trabajaba en India para la British East India Company, introdujo la planta en el entorno de la medicina occidental en 1839. Su consumo se promovió por la divulgación de sus múltiples y positivos efectos.

Pero, ¿en qué ayuda realmente el CBD?

* GW Pharmaceuticals ha desarrollado un medicamento llamado Epidiolex, un producto basado en  CBD – 98% de su composición -.

En 2016, esta empresa británica empezó un estudio en tres fases del medicamento, hasta ahora con un resultado positivo. En la primera fase participaron 120 personas con el síndrome de Dravet; la mitad se trataron con el fármaco a base de cannabidiol, mientras que la otra mitad con placebo. En los pacientes que tomaron Epidiolex, se consiguió una reducción media de casi el 40% en la frecuencia mensual de los ataques frente a un 13% de los enfermos a los que se les administró placebo.

En la segunda fase del ensayo, se medicó con Epidiolex a otros 225 pacientes jóvenes en este caso con síndrome de Lennox-Gastaut – un raro y severo síndrome de epilepsia que presenta varios tipos de convulsiones -. Una vez más se ha demostrado una reducción del 42% en las convulsiones mensuales, lo que indica que el CBD está ayudando a dichos pacientes en la
reducción de sus ataques epilépticos.

* Los investigadores de esta misma empresa se dieron cuenta de que el tratamiento con CBD mejoró dramáticamente los síntomas de esquizofrenia durante otro ensayo en el que 88 personas recibieron placebo o medicación basada en este cannabinoide, junto con su medicación rutinaria.

Los tratados con cannabidiol mejoraron en un 20% los síntomas relacionados con la esquizofrenia – delirios, alucinaciones, dificultad con el pensamiento abstracto, retiro social, emocional, entre otros -.

El éxito de esta investigación es quizás lo que inspiró a la compañía a sacar una patente sobre el uso de CBD junto con ciertos medicamentos anti-psicóticos en 2015.

* Si bien es cierto que se necesitan ensayos clínicos sobre los efectos del CBD contra el cáncer en personas, en 2013, investigadores italianos de la Universidad de Milán probaron que el CBD tiene efectos antiproliferativos, pro-apoptóticos e inhibe la migración, adhesión e invasión de células tumorales.

Tanto los estudios con animales como en líneas celulares, el CBD exhibió propiedades antitumorales e inmunomoduladoras. Lo que hace que el cannabinoide se confirme como una prometedora herramienta en el tratamiento contra el cáncer.

* Un estudio de 2011 demostró que el efecto del CBD sobre el flujo sanguíneo cerebral en los participantes diagnosticados con trastorno de ansiedad social mejoró su habla, ansiedad, deterioro cognitivo y malestar general. Resultados obtenidos tras una dosis única de CBD.

* Hay una razón por la que muchos pacientes recurren al CBD para el alivio del dolor. El cannabinoide es un poderoso analgésico.

Un estudio de 1988 encontró que CBD era cuatro veces más eficaz que la aspirina para aliviar el dolor inflamatorio. En Canadá, un fármaco que contiene CBD está disponible por prescripción para el tratamiento del dolor neuropático asociado con la esclerosis múltiple.

Estos y otros estudios científicos y clínicos recalcan el potencial del cannabidiol como tratamiento para una amplia gama de enfermedades, entre las que se incluyen la artritis, diabetes, infecciones resistentes a los antibióticos, epilepsia, alcoholismo, dolor crónico, esquizofrenia, trastorno de estrés postraumático, endometriosis, y otros trastornos neurológicos.

 

Publicado por @desayunoconweed