Entrevista Carola Pérez – Asociación Dos Emociones

Asociación Dos Emociones y Carola Pérez

Aprovechando que se celebra el 6º aniversario de la Asociación Dos Emociones hemos tenido el placer de charlar con su fundadora Carola Pérez. ¡Esto es lo que nos ha contado!

1. Podríamos empezar esta entrevista afirmando que tu vida ha estado marcada por los números.

  • A los 11 años sufres un accidente patinando.
  • Llevas 13 operaciones a las espaldas.
  • Llegaron a suministrarte 17 pastillas al día.
  • A los 18 te quitan el coxis entero.
  • 40 puntos de sutura.

¿Algún número más que se pudiese añadir?

Sí, la última operación fueron 130 grapas en el cuerpo. Ciento treinta grapas son 260 agujas clavándose cada día durante tres meses y, además, tumbada boca abajo.

2. ¿Cómo surge tu primera toma de contacto con el mundo del cannabis medicinal? (cuéntanos dónde empezó todo…).

Todo comienza cuando me ponen dos neuroestimuladores en la espalda que no funcionan. Empecé a tener adicción a las medicaciones y tuve que acudir a un centro de desintoxicación. Por aquel entonces, una persona consumidora de cannabis que formaba parte de mi vida fue la causante por el cual entré en contacto en este mundo.

Esta persona abusaba de esta sustancia y yo empecé teniendo mucha reticencia. Pero un día, junto a esa persona y debido al gran dolor que padecía, decidí tomar un poco de hierba en una infusión.

Es cierto que probé el cannabis más jovencita, pero me sentó muy mal y acabé en el hospital. Por lo cual, el cannabis era algo que no entraba en mis planes.

Empecé con infusiones, luego fumando, después vaporizando… Este último me lo recomendó una compañera de yoga, que acababa de fallecer su marido de cáncer.

3. ¿Crees que los fuertes dolores que has sufrido te han impulsado a llevar por bandera el mensaje de: ‘SÍ AL CANNABIS MEDICINAL’?

Por supuesto que sí. Esto es algo que te cambia la vida y, en mi caso, me la salva. La situación que vivimos los pacientes de dolor constante es muy compleja. Lógicamente, tienes que contarlo y tienes que compartirlo.

Empecé a compartir historias, junto con Pedro Pérez, de La Santa Le Club, a través de otros pacientes sobre el tema del cannabis medicinal y nos dimos cuenta de que existía mucha desinformación.

Es cierto que en los clubes existen muchos tipos de cannabis diferentes, pero también hace falta aportar información y formación para los pacientes.

4. La demanda del consumo de menos fármacos y más cannabis medicinal es una realidad que engloba, cada vez más, a muchos pacientes en nuestro país. ¿en qué se deriva dicho aumento?

A todos los pacientes a los que el cannabis medicinal nos funciona, lo primero que queremos hacer es retirar la medicación. Creo que eso es algo que solo las personas que lo sienten y sienten todos los efectos secundarios de las medicinas tan potentes, entienden el porqué. El porqué prefieres elegir una planta a siete tipos de medicaciones diferentes, el porqué una planta te puede evitar no usar tanto analgésico, tanto antidepresivo… todo afecta a las ganas de vivir.

5. ¿Qué métodos recomiendas para el consumo del cannabis medicinal?

Dos métodos principales: vía oral, mediante el uso de aceites avanzados, que estén bien hechos y analizados y, otra vía más casera, puede ser hacerte una mantequilla, infusiones de leche, etc.

El problema de todo esto es que hay que conocer muy bien el porcentaje de THC que estás administrando. La vía oral es importante para pacientes que tenemos patologías que se manifiestan durante todo el día y necesitamos que el alivio sea constante.

Otra de mis vías favoritas es la vaporización porque te ofrece un alivio instantáneo, un rescate inmediato y, además, te permite dosificar muy bien la dosis. Si en la vía oral te pasas de la dosis, puedes tener un “mal viaje” no deseado.

6. ¿Qué factores debe cumplir un enfermo que reclame este tipo de consumo?

En primer lugar, no puede tener problemas de corazón o casos de antecedentes por esquizofrenia. Normalmente el médico les aconseja utilizar cannabinoides.

Hay que tener en cuenta que todos somos pacientes y tenemos el derecho a elegir el mejor tratamiento posible. Siempre intentamos recomendar lo mejor para el paciente, pero luego es libre de hacer lo que quiera.

Y, en cuanto a patologías, las más comunes con las que nos encontramos son: cáncer, estrés postraumático por causa de accidente, esclerosis, fibromialgia, artritis, artrosis, epilepsia, etc.

El 75% de nuestras consultas en Dos Emociones son mujeres y el 25% hombres. Es un dato curioso.

7. ¿Qué trabajo hay detrás de la Asociación Dos Emociones? ¿Y cuál es tu papel dentro de la Asociación?

Dos Emociones es una idea mía de cuando me encontraba ayudando en la Federación Madrileña de Asociaciones Cannábicas. De repente, me di cuenta de que hacía falta un proyecto en el que el paciente estuviese acompañado en todo momento, en el que hubiera un médico con formación y experiencia y, en el cuál, pudiésemos ayudar a aquellas personas que se encontrasen en la misma situación que yo.

Por otro lado, es muy importante recibir esa atención en pacientes con distintas patologías y conocer los diferentes tipos de autocultivo con la relación de semillas.

Por todas estas razones puse todo mi empeño en construir Dos Emociones y en trabajar todos los días en sacarlo adelante. A veces, es una labor dura, conoces a los pacientes, te “metes” en sus casas, escuchas sus historias y terminas por empatizar con ellos al 100%, pero merece la pena.

8. ¿Qué proyectos a futuro tienes previstos?

Hay un proyecto audiovisual en forma de documental, llevamos tiempo trabajando en él. Ahora mismo lo que realmente necesito es un descanso. Vamos a cerrar el local durante unos meses, ya que, los últimos veranos me ha tocado estar operada, pasando los postoperatorios, tumbada boca abajo, sin poder salir ni moverme.

De ahí me reincorporaba directa al trabajo y a la rehabilitación. Cuando estaba en cama tumbada boca abajo seguía trabajando y, ahora, es momento de descansar.

9. ¿Cómo gestionas los momentos de bajón cuando te sientes atacada en redes sociales desde el anonimato?

Bueno, es desde el anonimato y no anonimato. Muchos son activistas que llevan 20 o 25 años en este mundo.

Desde el Observatorio hemos llegado a la conclusión de que, hay mucha gente con años a las espaldas, dedicándose a esto y, de repente, hemos llegado nosotros, con un discurso serio, basado en la ciencia, pidiendo analíticas, pidiendo la regulación y un control…Y no a todos les ha gustado.

Al final, el paciente se merece que la sustancia que adquiere esté limpia, segura, analizada, etc.

Hay personas que no les interesa el trabajo que hacemos y que no quiere que haya una regulación.

Se siguen haciendo mal las cosas, se siguen vendiendo aceites que no están bien controlados y analizados y… hay mucho dinero en juego.

Como hay mucho dinero en juego no interesa.

Por otro lado, el hecho de que llegue una mujer y rompa ese mito de que el sector cannábico es de hombres, tampoco interesa mucho. Han llegado a dudar de mis operaciones, mi trabajo, pero esto va a continuar.

Es cierto que cuando te expones en público, te arriesgar a todo lo bueno y también a todo lo malo. Pero nadie va a parar mi lucha.

¡¡Gracias Carola por compartir con nosotros tu historia y tu constante lucha por los derechos de los pacientes!!

Sweet Seeds S.L no se hace responsable del mal uso de la información contenida en este artículo. El cultivo de Cánnabis puede ser constitutivo de delito o de falta administrativa; consulte la legislación sobre Cánnabis en su lugar de residencia. Sweet Seeds S.L. no pretende en ningún caso incitar a prácticas no legales.

 

Texto: @Sweet Seeds®