Todo lo que necesitas saber sobre el aceite de CBD

El aceite de CBD ha ganado mucha popularidad, podemos decir que es un producto que está de moda. De hecho, se conoce por sus fines terapéuticos y cosméticos. 

El aceite de CBD podemos encontrarlo en cremas, medicamentos, incluso en gominolas. Y es consumido tanto por personas como por animales. 

Pero ¿sabes realmente qué es el aceite de CBD? ¿Te has preguntado de dónde se obtiene o si tiene algún riesgo? Desde Sweet Seeds® queremos darte estas respuestas y responder otras dudas que puedas tener, así podrás elegir la mejor opción o si te animas prepararlo tú mismo.

¿Qué es el aceite de CBD?

CBD y THC son los dos cannabinoides más famosos de la planta de cannabis. Muy diferentes entre ellos, veamos sus diferencias: 

  • Cannabidiol (CBD):  no tiene efectos psicoactivos y cobra popularidad por su efecto terapéutico de origen natural con mínimos o ningún efecto adverso. 
  • Delta-9-tetrahidrocannabinol (THC): el THC tiene efectos psicoactivos. 

¿De dónde procede el aceite?

El aceite de CBD es un concentrado que puede extraerse del cáñamo o del cannabis. Ambas plantas son cannabis sativa; la diferencia estará en su contenido de THC. 

Hemos comentado anteriormente que tanto del cáñamo, como del cannabis se puede lograr una extracción con un contenido mínimo de THC. Tanto el THC, como el CBD son moléculas que se utilizan con fines terapéuticos, una con efecto psicoactivo y la otra no. Vamos a ver las diferencias del aceite de CBD según su proveniencia:

  • Del cáñamo: la cantidad de THC en la planta es mínima, alrededor de un 0,3%. Al consumir el aceite de CBD derivado del cáñamo se tiene la seguridad de no percibir ningún efecto psicotrópico, lo comúnmente conocido como el “colocón”.
  • Del cannabis: en este caso, dependiendo de la variedad de la planta, tienes la opción de elegir que el aceite de CBD provenga de una planta con un THC mínimo, o bien con un THC más elevado y así obtener un aceite de CBD con un compuesto psicoactivo en mayor o menor medida.   
aceite de cañamo

¿Cómo se hace?

El CBD se extrae de la planta y se agrega al aceite, cremas, pomadas, líquidos para vapear. 

La calidad, la pureza y el refinamiento del aceite de CBD dependerá de la técnica de extracción con la que se realice. 

Para extraer el CBD de la planta podemos mencionar cuatro diferentes métodos:

  • Extracción con CO₂ supercrítico: es el método industrial más común, caro y complejo, aunque se lo considera el más limpio y saludable. Esta extracción además de ser respetuosa con el medioambiente, no utiliza aditivos ni contaminantes adicionales.
  • Extracción de CBD con aceite de oliva: este es un método casero que no requiere de experiencia previa. Una vez descarboxilado el material vegetal, se mezcla con el aceite de oliva y se calienta todo a 100°C durante 1-2 horas. Se deja enfriar y se filtra para eliminar restos vegetales.
  • Extracción manual (sin solventes): aunque este método no es muy efectivo, es otra opción para hacerlo en casa. Se realiza aplicando calor y presión sobre las flores y hojas de cannabis previamente congeladas.
  • Extracción básica con solventes: para esta técnica advertimos que la manipulación de solventes debe hacerse con responsabilidad por ser altamente inflamables y pueden causar lesiones. El solvente puede ser butano, etanol, hexanol. Estos fluyen por el cannabis descarboxilado, separando cannabinoides y terpenos. Para que el extracto de CBD sea utilizable, hay que evaporar el solvente restante.  

Tanto si deseas embarcarte en la tarea de realizar tu propia extracción o si prefieres recurrir a algún producto comercial, considera las técnicas de extracción que te hemos comentado para la elección de producto

¿El aceite de CBD tiene algún riesgo?

La comunidad científica ha comprobado que gracias al poder antiinflamatorio, ansiolítico  y analgésico del CBD, éste mejora las funciones corporales, entre otros beneficios.

El Comité de Expertos en Farmacodependencia de La Organización Mundial de la Salud estudió especialmente el cannabidiol CBD y afirma que, el CBD molécula no psicoactiva de la planta cannabis Sativa L, no es una sustancia peligrosa y cuenta con un alto potencial terapéutico.

De este estudio hacemos hincapié en las siguientes conclusiones que este organismo afirma:

  • “En uso humano, ningún estudio asistido reportó potencial dependencia del CBD en humanos que haya sido identificado…”
  • “No hay casos reportados de abuso o dependencia del uso del CBD puro. No hay preocupaciones identificadas en la salud pública, como conducir bajo los efectos de la sustancia”.
  • “Hay evidencia preliminar de que el CBD puede ser eficaz en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, cáncer, psicosis, Parkinson y otros”.
  • “Basado en la evidencia, el CBD carece de psicoactividad, tiene propiedades de refuerzo y propensión al abuso. Por otro lado, estudios emergentes sugieren una alta promesa terapéutica”.

Para resumir, sintetizaríamos diciendo que lo expertos afirman que el CBD tiene importantes beneficios en la salud y que no es peligroso para el uso en  múltiples tratamientos terapeúticos.

Por otro lado, la mayoría de los usuarios aseguran no sufrir efectos secundarios, más bien sienten efectos agradables y positivos.

Siempre es recomendable utilizar este tipo de aceites con responsabilidad y bajo la supervisión de un médico para saber si el CBD es la opción adecuada para ti.

En Sweet Seeds® somos referentes del mundo cannábico y por eso queremos acercarte la más completa y mejor información para que siempre puedas optar con conocimiento y seguridad por la mejor opción para ti.