Lavado de raíces en tus plantas de marihuana

Después de liar un porro, la expectativa es que el humo sea suave y delicioso. Sin embargo, en muchos casos, el humo tiene un sabor amargo y comienza a irritar los pulmones provocando una intensa sesión de tos. Para evitar que los cogollos exhiban características shwag (mal trago), es necesario realizar lo que se llama un lavado de las raíces de nuestras plantas, lo que permitirá revelar la verdadera esencia de nuestro cultivo.

El cultivo de plantas de cannabis de alta calidad es una ciencia en sí misma. Muchas etapas del crecimiento requieren atenciones particulares. Aquí te guiaremos a través del proceso de lavado de raíces de las plantas de cannabis para obtener unos cogollos asombrosos.

¿Qué es el lavado de raíces?

El lavado de raíces es una fase muy corta que puede mejorar o fastidiar sus plantas de cannabis. El lavado consiste en una limpieza de todos los nutrientes acumulados en las plantas eliminándoles del suelo. Se tiene que realizar para asegurar un producto de calidad, libre de cualquier nutriente que pueda causar luego dolores de cabeza, paranoia y ataques de tos.

¿Cómo hacer un lavado de raíces a mis plantas de marihuana?

La manera más fácil y aconsejable de limpiar las plantas de cannabis, especialmente para los cultivadores novatos, es simplemente aplicando agua pura con un pH regulado, durante la última semana del ciclo de vida de las plantas para los cultivos en tierra.

Se puede usar agua del grifo, siempre y cuando no contenga demasiadas partículas. Si fuese el caso, eso perjudicaría esta etapa

Ventajas del lavado de raices

Aplicando simplemente agua pura, sin nutrientes añadidos, las plantas consumirán todos los nutrientes del suelo y de su cuerpo.

Las hojas se volverán amarillas y muchas de las hojas grandes comenzarán a caer. Esto es una buena señal porque significa que las plantas han consumido la mayor parte de los nutrientes quedando limpias.

Si las plantas se cultivan en hidroponía, se tiene que agregar agua pura 2-3 días antes de cosechar las plantas. Esto se debe a que los nutrientes son obviamente mucho más fáciles de eliminar en los sistemas hidráulicos que en tierra.

¿Qué necesito para el lavado de raíces?

Para tener más control sobre el lavado de las plantas cultivadas en el suelo, es necesario utilizar un medidor de EC para comprobar la conductividad, y por consecuente la concentración de partículas, del agua de escorrentía.

Al principio, el agua de escorrentía del suelo tendrá en algún lugar alrededor de 1300 ppm, y debe reducirse a alrededor de 50 ppm añadiendo agua pura al suelo como se describió anteriormente.

El agua pasará de un color marrón oscuro a un color ligeramente más claro.

Lavado de raíces antes de cortar

Frecuentemente los cultivadores limpian las plantas antes de que puedan alcanzar su madurez óptima lo que afectará de manera positiva a la calidad del producto final.

Es aconsejable de usar una lupa para comprobar el color de los tricomas. Si los tricomas son turbios o lechosos entonces los cogollos están maduros y listos para el lavado.

El cultivo es un arte que requiere práctica y determinación.

Ahora que las plantas de cannabis han sido lavadas, pueden ser cosechadas, secadas, curadas y listas para consumir.

Los cogollos perfectamente enrojecidos provocan unas sensaciones suaves y relajantes. Para experimentar los sabores únicos de nuestra Cream 47(SWS26) y Cream Caramel® (SWS04), es muy importante realizar correctamente el lavado de raíces sin dejar de lado todas las otras fases y ceñirse a los requerimientos de cada tipo de planta.

 

Texto: @Sweet Seeds®