Lavado de raíces en tus plantas de marihuana: cómo y cuándo hacerlo

El cultivo de las plantas de cannabis de alta calidad es una ciencia en sí misma. Pues, muchas etapas del crecimiento requieren una atención particular.

Y cuando llega el esperado momento de probar tu cosecha, la expectativa es que el humo sea suave y delicioso. Sin embargo, en muchos casos, el humo tiene un sabor amargo y comienza a irritar los pulmones, provocando una intensa sesión de tos.

Para evitar que los cogollos exhiban características schwag (mal trago), es necesario realizar lo que se llama un lavado de las raíces de nuestras plantas de marihuana. Esto permitirá revelar la verdadera esencia de nuestro cultivo.

Desde Sweet Seeds® te guiaremos a través del proceso de lavado de raíces de las plantas de cannabis para obtener unos cogollos asombrosos.

¿Qué es el lavado de raíces?

Esta técnica consiste en una limpieza de todos los nutrientes y minerales acumulados en las plantas eliminándolos del suelo o del sustrato. Para una cosecha de calidad, libre de cualquier nutriente es necesario limpiar las raíces. De este modo, evitamos dolores de cabeza y ataques de tos.

El lavado de raíces de marihuana representa un beneficio para la tierra y para la calidad de tu cosecha. Es por esto que lo consideramos una tarea que vale la pena que tengas en cuenta.

Además, lavar las raíces es una fase muy corta que puede mejorar o fastidiar tus plantas de cannabis, si no se hace de forma adecuada. 

¿Cuándo hacer el lavado de raíces?

Frecuentemente, los cultivadores limpian las plantas antes de que puedan alcanzar su madurez óptima, lo que afectará de manera positiva a la calidad de la cosecha. El lavado de raíces se realiza dos semanas antes de la cosecha, cuando la planta ya ha reducido el consumo de nutrientes.

Con el lavado en esta etapa del cultivo, logras cosechar la marihuana sin reserva de nutrientes tanto en la planta, como en el sustrato, evitando así la sobre alimentación.

Para identificar si es el momento oportuno para el lavado de raíces, es aconsejable utilizar una lupa y analizar los tricomas. Si los tricomas que eran traslucidos, pasan a un aspecto turbio o lechoso, están listos para el lavado.

Otro indicador importante es el color de las hojas de la planta de cannabis. Cuando la planta disminuye el consumo de nutrientes, sus hojas comienzan a decolorarse, de verde pasan a tener tonalidades amarillas.

¡Pero, no te preocupes!

Es algo que deseamos que suceda. Esto es porque una vez que la planta ya ha consumido los nutrientes del cultivo, continuará consumiendo los que tiene en sus reservas. Es entonces que pierden el verde de sus hojas, eliminando la clorofila.

En caso de que la planta no cambie su coloración y mantiene el verde de sus hojas, pero sus tricomas están lechosos, aún tiene nutrientes disponibles y sigue alimentándose con nutrientes acumulados en el sustrato.

Ahí será momento de hacer un lavado de raíces tal y como lo explicamos anteriormente.

¿Cómo hacer un lavado de raíces a mis plantas de marihuana?

La manera más fácil y aconsejable de limpiar las raíces de marihuana, especialmente para los cultivadores novatos es muy simple. Aplica agua pura con un pH regulado durante la última semana del ciclo de vida de las plantas para los cultivos en tierra.

Veamos con más detalle cómo es el paso a paso del lavado de raíces para dos tipos de cultivos.

Lavado de raíces de plantas de marihuana cultivadas en tierra

Lo único que necesitarás es agua del grifo:

  1. Comprueba su nivel de pH utilizando agua del grifo. Tiene que ser saludable, con un pH entre 6.5 – 7.
  2. Para regular el pH, utiliza un pH down para  reducirlo o un pH up para aumentarlo. Puedes conseguirlos en cualquier grow shop. Es tan simple como agregar unas gotas del mismo en el agua hasta conseguir el intervalo deseado.
  3. Procede regando tu cultivo inundando el suelo/maceta.
  4. Deja escurrir por aproximadamente 10 minutos.
  5. Repite el proceso.
  6. Evalúa el agua evacuada. El agua irá saliendo cada vez más clara y limpia. Esto será un indicador de que los nutrientes se están reduciendo y tus raíces están siendo lavadas.
  7. Mide los TDS – total de sólidos sueltos – del agua evacuada. Te aconsejamos un TDS de hasta 50ppm para que tu planta esté lista.
  8. Si el TDS es superior a 50ppm: continua el lavado hasta alcanzar el TDS adecuado.

Una vez que el lavado de raíces esté finalizado y se hayan extraído la mayor cantidad de minerales disueltos de la planta, hay que continuar con el riego habitual.

Lavado de raíces en un sistema hidropónico

Este escenario es más simple y aún más breve, ya que sólo consta en drenar el sistema y reemplazar el agua con agua pura de pH equilibrado, como mencionamos en el caso anterior.

Una vez cambiada el agua las plantas de cultivo hidropónico, no pueden acceder a otro nutriente externo. Con repetir este proceso durante 2 días será suficiente.

lavar raices marihuana

Ventajas del lavado de raíces

Analicemos los beneficios y las mejoras que se obtienen del lavado de raíces.

  • Consumo completo de nutrientes: aplicando simplemente agua pura sin nutrientes añadidos, las plantas consumirán todos los nutrientes del suelo y de su cuerpo.
  • Ayuda a prevenir el bloqueo de nutrientes: antes de que se convierta en un verdadero problema, este proceso es un buen método para hacerlo.
  • Mejor cosecha: mejora significativamente la calidad de tu cultivo.
  • Corrige errores: sirve para revertir los excesos de minerales, sales y la sobre fertilización.
  • Es un proceso económico: no se requiere estrictamente de ningún elemento adicional más que agua con un pH balanceado. 

¿Cuándo evitar un lavado de raíces?

Así como hacemos hincapié en cómo y cuándo hacer el lavado de raíces en plantas de marihuana, es fundamental identificar en qué momento hay que evitarlo.

Cuando el cultivo se realiza en una tierra ecológica enriquecida, hay que tener en cuenta que este es un sustrato que tiene un tratamiento a lo largo del tiempo y su finalidad es generar microorganismos tales como hongos y bacterias beneficiosos.

Si este sustrato atraviesa el proceso de lavado de raíces, es muy probable que termine dañado y eliminado los microorganismos.

Por ello, en el caso de utilizar este tipo de sustrato, no es necesario ni recomendable realizar el lavado de raíces. Pues, el cultivo depende de esos microorganismos que se encargarán de la materia orgánica y los nutrientes se absorberán por las raíces.

Descubre nuestras variedades híbridas

Ahora que ya sabes cómo hacer el lavado de raíces, puedes mejorar nuestras cosechas y disfrutar de los verdaderos atributos de la variedad que decidamos cultivar.

Esta técnica te permitirá disfrutar plenamente de las características de las variedades de semillas que abundan en el catálogo de variedades de Sweet Seeds®.

Como es el caso de las variedades híbridas que combinan lo mejor de su genética índica y sativa. El vigor híbrido es la cualidad más importante de estas variedades; se da cuando dos variedades genéticamente muy distintas se cruzan o son híbridas.

Luego de un buen lavado de raíces, pasas a una cosecha abundante donde los cogollos intensamente resinosos provocan sensaciones potentes y relajantes. Para experimentar los sabores únicos de nuestras variedades híbridas, te presentamos algunos de ellos:

Es muy importante que para estos tipos realices correctamente el lavado de raíces, pero sin dejar de lado todas las otras fases y ceñirse a los requerimientos de cada tipo de planta.

Ahora que las raíces de las plantas de cannabis han sido lavadas, desde Sweet Seeds® podemos asegurar que pueden ser cosechadas, secadas, curadas y listas para consumir. Dulces, deliciosas y sobre todo libres de residuos. Ahora si tendrás The Sweetest Experience.