¿Ya sabes que semillas vas a plantar?

Hoy en día existe una amplia variedad de semillas de cannabis disponibles. Si tienes dudas te explicamos y detallamos cada una de ellas para que aciertes en la elección de la variedad para tu cultivo.

Variedades regulares

Nada supera a una buena variedad regular sembrada en el suelo
Nada supera a una buena variedad regular sembrada en el suelo.

Estas son las semillas que se han utilizado desde siempre, son las que se producen de manera natural. Por lo tanto, de estas semillas se pueden obtener plantas machos y plantas hembra.

Si lo que buscas es cultivar plantas que den como resultado flores de las plantas hembras (los cogollos), las semillas regulares tienen varios inconvenientes, entre los cuales está la posibilidad de que una parte de las plantas sean machos, lo que supone no sólo que se desaproveche gran parte del espacio, si no que en caso de no detectar a los machos a tiempo estos puedan polinizar a las plantas hembras llenando de semillas los cogollos.

Sin embargo, si lo que buscas es crear tus propias semillas de cannabis con facilidad estas son tus semillas ya que basta con cultivar una planta macho junto a plantas hembra para producir miles de semillas. Puede que no se obtenga la misma calidad genética que en un banco de semillas experimentado, pero es el sistema que se ha usado durante años.

Variedades feminizadas

Desde la popularización de las feminizadas cada vez más cultivadores las usan en interior en lugar de esquejes
Desde la popularización de las feminizadas cada vez más cultivadores las usan en interior en lugar de esquejes.

Las semillas feminizadas son actualmente las semillas más demandadas. Esto es debido a que sólo producen plantas hembra, lo que evita los inconvenientes de las semillas regulares, ya que al no dar plantas machos no eliminamos el proceso de sexado y no se desperdicia espacio y tiempo en el cultivo de plantas que al final habrá que eliminar.

Para producir estas semillas los criadores parten de dos plantas hembra, pero logran cambiar el sexo de una de ellas mediante la aplicación de ciertos productos químicos. Lo que da como resultado una hembra “masculinizada” la cual empieza a producir flores machos.

El polen que genera esta planta hembra “masculinizada” se emplea para polinizar las flores de la otra planta hembra, lo que evita que existan cromosomas masculinos y obteniendo de este cruce entre dos plantas hembra las famosas semillas feminizadas.

Estas semillas debido a su aceptación por las grandes ventajas que aportan suponen actualmente el 90% del mercado de semillas de cannabis.

Variedades fotodependientes

Hasta no hace mucho todas las variedades de cannabis psicoactivo eran fotodependientes, esto significa que florecen en función del fotoperiodo, por lo cual se plantan en primavera y se cosechan en otoño.

Las variedades fotodependientes como bien indica su nombre, son semillas que necesitan de un fotoperiodo determinado para poder florecer. En el caso del cannabis, esta planta necesita que las noches tengan una duración (dependiendo de cada variedad) de entre 10 y 12 horas de oscuridad

El cannabis en estado silvestre crece cuando los días se alargan (primavera y verano), y tras el solsticio de verano, cuando los días se acortan, comienzan a florecer. Las plantas detectan que el otoño se acerca y deben finalizar su ciclo de vida antes de la llegada del frío.

A lo largo del tiempo la marihuana ha ido evolucionando adaptándose a las condiciones climáticas en las que se encuentra para evitar los meses en los que el frío no le permite crecer. Por ello germina en primavera y muere en otoño, ya que aprovecha la temporada de buen clima para poder generar su ciclo de vida completo.

Las variedades de marihuana más famosas, potentes y apreciadas son las fotodependientes, por su aporte de gran calidad, aroma, potencia, sabor y productividad. Las variedades fotodependientes pueden ser feminizadas o regulares.

Variedades autoflorecientes

De las tres grandes familias de cannabis sativa, indica y ruderalis, la ruderalis es una variedad no psicoactiva o poco psicoactiva de floración no fotodependiente. Viene de latitudes muy al norte, donde la temporada de buen clima es muy corta y produce que las plantas florezcan lo más rápido posible.

Los criadores de semillas de marihuana han cruzado variedades ruderalis con indicas o sativas hasta conseguir plantas psicoactivas, que florecen de manera automáticamente.

Estas variedades autoflorecientes florecen automáticamente cuando alcanzan una edad determinada (entre dos y cuatro semanas). Y se cosechan pasados unos dos o tres meses después de germinar las semillas, sin depender del fotoperiodo y la época del año en que se siembre.

Variedades F1 Fast Version®

Estas variedades son 100% fotodependientes y de floración ultra-rápida provenientes de algunas de las genéticas más valoradas del catálogo de Sweet Seeds®.

En cultivos de exterior las plantas de marihuana F1 Fast Version® adelantan la cosecha 1 o 2 semanas con respecto a las versiones de las que proceden. Y en cultivos de interior están listas para ser cosechadas en tan solo 6 o 7 semanas tras el cambio de fotoperiodo a 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad.

Debido a esta importante característica de rápida floración, resultan muy apropiadas para el cultivo en zonas lluviosas, húmedas, zonas de inviernos muy fríos, donde son más sensibles a posibles ataques de hongos, ya que consiguen adelantar su cosecha.

Sweet Seeds® en 2013 fue el primer banco de semillas de marihuana feminizadas que puso este tipo de genéticas híbridas a disposición los cultivadores cannábicos.

Variedades USA

Son semillas con genética originaria de USA. Son semillas feminizadas, fotodependientes, autoflorecientes y F1 Fast Version® adaptadas completamente a cultivos de exterior y de interior

Si lo que buscas son genéticas americanas famosas como OG Kush, Trainwreck, NYC Diesel, Chem Dawg, Gorilla Glue, Girl Scout Cookies, etc, en Sweet seeds® te presentamos una gran variedad a elegir de cepas con estas genéticas en sus parentales.

Variedades con CBD

Se ha descubierto durante los últimos años que el CBD tiene numerosas propiedades terapéuticas y además minimiza los efectos psicoactivos de la marihuana.

Los criadores de semillas han desarrollado nuevas variedades ricas en CBD, las cuales también pueden contener THC, pero la combinación que se da entre el THC y el CBD hace que la psicoactividad sea más llevadera.

El CBD o cannabidiol no es psicoactivo, pero varía los efectos del THC. Genera un incremento en los efectos de alegría y placer y disminuye la ansiedad o paranoia. En resumen, el CBD en términos terapéuticos es analgésico, ansiolítico, anticonvulsivo y antiinflamatorio entre otras propiedades.

En definitiva, como puedes ver hay muchos factores y variaciones que pueden influir en el tipo de semilla de marihuana que se debe elegir dependiendo de cada situación, espacio, tiempo del que se dispone, además de la experiencia del cultivador, o el efecto buscado.

Así que ahora queda en tus manos elegir la semilla que mejor se adapte a tu situación.