Cultivating Spirits; maridaje cannábico

En el mundo empresarial es muy complicado abrir un nuevo negocio. Todos los mercados están saturados y existen empresas dedicadas a todo tipo de servicios. La innovación y la creatividad son dos apuestas hoy en día que pueden subirte a lo más alto, o no terminar de triunfar demasiado. El sector cannábico – tal y como existe actualmente – apenas acaba de nacer en comparación con otras industrias; existen empresas y profesionales con años de experiencia, pero, con las nuevas normativas en muchos países, la creación de empresas en este ámbito está creciendo a velocidad de vértigo.

Bancos de semillas, tiendas de horticultura con hojas de marihuana en sus paredes, marcas de productos especializadas para cultivo de cannabis y tiendas de parafernalia del fumador fueron los primeros negocios en aparecer en este verde mapa. Pronto se sumaron a la lista los coffeeshops holandeses, dispensarios medicinales de California, asociaciones cannábicas españolas, hasta llegar al panorama actual, donde los dispensarios medicinales y recreativos proliferan por los estados de Norte América, y países de todo el mundo despenalizan y regulan su consumo y cultivo, sobre todo, a nivel terapéutico.

Hoy en día se identifica la creatividad como una de las habilidades del liderazgo más importantes. En un sector tan “poco explotado” como éste una idea novedosa puede ser una gran oportunidad de negocio, sólo hay que saber cómo enfocarla y llevarla a cabo.

En un buen restaurante siempre hay una persona empleada para ayudarte en la elección del vino dependiendo del plato escogido. Los sommeliers se dedican a casar la comida y el vino de manera que el cliente pueda experimentar un mayor placer.
De manera casera, muchos de los consumidores de cannabis, pueden haber hecho lo mismo alguna vez… Chocolate caliente o fruta fresca son dos de algunos ejemplos que solemos tener en cuenta a la hora de compaginar nuestra marihuana. Pero gracias a la legalización en muchos estados, se ha podido investigar mejor sobre maridaje de marihuana con sabores, descubriendo un montón de información interesante.

Philip Wolf, pionero en este arte, decidió basar su nueva empresa en ofrecer experiencias recreativas en las que la marihuana, el vino y la comida son la principal atracción, convirtiéndose en el primer Pot Sommelier de Estados Unidos. Sabiendo que los terpenos que dan aroma a la multitud de variedades de cannabis que existen, también pueden encontrarse en las demás plantas – centrándose en las que utilizamos como alimento -, Philip se planteó combinarlas para poder potenciar los sabores. Wolf puede identificar la variedad y los terpenos con más presencia en ella con sólo oler un cogollo, además de generar un perfil de sabor y efectos con sólo su aroma.

Philip Wolf, quien ha dedicado su carrera profesional al cannabis, fundó Cultivating Spirits en 2014 ofreciendo dos tipos de experiencias de cannabis tours; Ambas experiencias estaban indicadas principalmente para grupos reducidos de personas – aunque actualmente este catering cannábico se centra en ofrecer experiencias personalizadas a sus clientes -.

La primera – Food, Wine and Cannabis Tour – consiste en un tour en una limusina (para fumadores) donde Cultiving Spirits – CS – les ofrece la primera cata: la de marihuana. Tras buenos humos por carretera, se pasa a disfrutar de una cata de quesos y vinos, antes de acudir a las instalaciones de la empresa – CS Eatery – donde la chef Jessica Catalano – o cualquiera de los chefs especializados a su cargo –  presentará una oferta gastronómica que contiene todo el sabor de la variedad que descubrieron en la primera cata.

En la segunda experiencia se trata de profundizar más en el maridaje de marihuana con ciertas recetas, por medio de los terpenos más presentes en las mismas. 3 – Course Cannabis Pairing Dinnercomienza en uno de los dispensarios más conocidos de Colorado donde descubres la selección de variedades escogidas para maridar con los platos a degustar en la cena, aprendiendo a degustar las notas de sabor de cada una y conociendo el origen de sus cruces. El siguiente paso es montarse en la limusina para catar los cogollos seleccionados – En los dispensarios no se puede consumir, y fumar en público es ilegal en Colorado -, y acudir al local de CS donde se degustan diferentes vinos y observando cómo los chefs preparan los platos de la suculenta cena. Acto seguido, se realiza una segunda cata disfrutando de un lujoso paseo en limusina con vistas panorámicas de la zona, y se regresa para disfrutar del plato fuerte de la jornada. Al igual que en un restaurante de lujo el vino y la cena casan a la perfección, en estos platos pasa lo mismo, pero con cannabis. Tras la cena tiene lugar una demostración de los ingredientes – y procesos a llevar a cabo – del postre. Pero antes de la parte más dulce del tour, se realiza una segunda escapada en limusina para realizar la última cata de la noche. Una vez vuelto a abrir el apetito, se regresa a CS Eatery, para concluir el festín.

Después de una interesante experiencia como esta puedes elegir el destino al que te llevará la limusina… a tu casa, para los que hayan tenido suficiente, o a cualquier sitio, tú decides cómo continuar la noche.

Si te estás planteando visitar Colorado, recuerda que puedes disfrutar de estos servicios – así como comprar marihuana – legalmente, pero los visitantes no pueden portar más de 7 gramos.

Tres años más tarde esta innovadora empresa organiza toda clase de eventos; fiestas de cumpleaños, vacaciones, trabajo, estudios e incluso bodas. Siempre eventos cannábicos, claro.

 

Publicado por @desayunoconweed