Disfruta de un 30% de descuento en todas las semillas Sweet Seeds® (+info)

Semillas The Red Family

The Red Family es una colección de novedosasexóticas y bellas variedades de marihuana de flor roja. Lo que más llama la atención de esta colección de variedades es la gran belleza de estas plantas. Cuando los cogollos alcanzan su madurez muestran coloraciones con tonalidades rojaspúrpuras e incluso azuladas.

Leer más

Red Gorilla Girl XL Auto® 3+1
  • Nuevo
Semillas Autoflorecientes

Red Gorilla Girl XL Auto®

26,50 €
Red Strawberry Banana Auto® 3+1
  • Nuevo
Semillas Autoflorecientes

Red Strawberry Banana Auto®

24,00 €
Semillas Fotodependientes

Red Mandarine F1 Fast Version®

24,00 €
Semillas Autoflorecientes

Black Cream Auto®

rating (0)
21,90 €
Semillas Autoflorecientes

Bloody Skunk Auto®

19,90 €
Semillas Autoflorecientes

Dark Devil Auto®

24,90 €
Semillas Autoflorecientes

Devil Cream Auto®

22,90 €
Semillas Autoflorecientes

Red Poison Auto®

22,50 €
Semillas Autoflorecientes

Red Pure Auto CBD®

24,00 €
Semillas Fotodependientes

Red Hot Cookies®

24,00 €
Semillas Fotodependientes

Tropicanna Poison F1 Fast Version®

22,50 €

Alrededor del 95% de los individuos de las variedades The Red Family adquieren estas tonalidades (púrpuras, rojizas o azuladas) en los cogollos durante la floración y algunos individuos también colorean las hojas durante la misma. Una vez cosechados y secos, los cogollos adquieren un tono rojo-púrpura muy oscuro, casi negro.

Las antocianinas, responsables de los tonos rojos, púrpuras y azulados

La mayoría de los cogollos de cannabis son de color verde, más o menos vivo, más o menos amarillento. Sin embargo, las variedades The Red Family se salen del patrón y adoptan tonos rojizos, púrpuras, morados o azulados. Los adjetivos red, purple y blue despiertan la curiosidad de los cultivadores, pero el color en el cannabis no es sólo una cuestión de belleza estética sino la expresión de toda una gama de moléculas muy especiales, las antocianinas, responsables también de la coloración de muchos frutos oscuros y de buena parte de los tonos otoñales.

El color morado o púrpura que muestran las plantas de la colección The Red Family durante la floración se debe a su riqueza en antocianos o antocianinas (del griego anthos, flor + kyáneos, azul), unos pigmentos hidrosolubles que están presentes en las células vegetales y producen colores rojos, púrpuras o azules, en hojas, flores y tallos del cannabis.

Se conocen varios centenares de antocianinas diferentes que producen una gran gama de colores: la malvidina da púrpura; las flavonas, amarillo; la delfinidina, azul; la cianidina, violeta; la pelargonidina, rojo y anaranjado. La combinación de varias de estas antocianinas en el mismo tejido en diferentes concentraciones genera una gran variedad de intensidades, tonos y colores.

Se han encontrado antocianos en todos los tejidos de las plantas superiores, incluyendo hojas, tallos, raíces, flores y frutos. En el cannabis no se han descubierto en las raíces y muy pocos en las semillas, pero en las hojas, tallos y las flores pueden llegar a suponer hasta el 2,5% del peso seco.

Se pueden extraer resinas púrpuras y rosadas de los cogollos de plantas de flor roja. Las antocianinas que dan el color rojo al cogollo también están presentes en el interior de las glándulas de resina (tricomas), produciendo extracciones de belleza sin igual.

Las frutas y verduras oscuras como ciruelas, moras, uvas, arándanos, cerezas, berenjenas, o coles lombardas, son ricas en antocianinas.

Las antocianinas pertenecen al grupo de los flavonoides (del latín flavus, amarillo), que son una serie de metabolitos secundarios de las plantas.
Hay cuatro clases de flavonoides: flavonoides, isoflavonoides, neoflavonoides y antocianos.

Los flavonoides tienen diversas funciones en las plantas, que varían según la especie:

  • Protegen los tejidos de los daños producidos por la radiación ultravioleta.
  • Generan sabores amargos para que los herbívoros no se alimenten de la planta.
  • Desprenden aromas agradables para atraer a herbívoros dispersores de semillas y lograr que coman los frutos.
  • Atraen a insectos polinizadores.
  • Regulan el transporte de la hormona auxina.
  • Combaten el ataque de algunos hongos.

No todos los colores que no son verdes y vemos en el cannabis se deben a las antocianinas. En las variedades que no producen colores púrpuras, azules o rojos, a menudo sí aparecen tonos dorados, anaranjados o amarillentos al final de la floración que se deben a los carotenoides. Los carotenoides son pigmentos naturalmente presentes en los tejidos, pero que no se suelen ver, pues el verde intenso de la clorofila los oculta. Cuando una hoja pierde la clorofila la vemos amarilla porque los carotenoides, que ya estaban allí, se vuelven visibles.

Con las antocianinas parece que no es igual, ya que la planta las fabrica sobre todo al final de su vida, cuando está acabando de florecer y los días acortándose. En esta etapa del ciclo vital de la planta de cannabis, la producción de clorofila disminuye y toda la energía se concentra en la producción de flores y semillas, pero la producción de antocianinas aumenta en esta etapa. Al ir desapareciendo la clorofila de los tejidos de la planta se vuelven más visibles las antocianinas y otros pigmentos. Es posible que las antocianinas ayuden a la planta a sobrellevar mejor la vejez, a resistir los daños producidos por la radiación ultravioleta, manteniendo a los herbívoros a distancia mientras maduran las semillas.

Propiedades medicinales de las antocioninas

Los flavonoides en general, y las antocianinas, en particular, tienen importantes propiedades farmacológicas y terapéuticas que han suscitado el interés de los científicos. Han demostrado numerosas propiedades en las pruebas in vitro, entre otras, son antioxidantes, antialérgicos, antibióticos, antiinflamatorios, neuroprotectores y anticancerígenos.

Los flavonoides podrían proteger frente a la acción de radicales libres, moléculas oxidantes, la radiación ultravioleta, la polución atmosférica y otros muchos contaminantes. En teoría, atendiendo a las propiedades observadas en laboratorio, el consumo de flavonoides podría reducir el riesgo de padecer cáncer, mejorar los síntomas alérgicos, aliviar la artritis, reducir el colesterol, estimular el corazón, mejorar la circulación, prevenir las enfermedades cardiovasculares, proteger el hígado, combatir el envejecimiento, la diabetes y la obesidad y una larga lista de beneficios, aunque todavía hay que realizar más investigación para poder afirmarlo con seguridad.

Los humanos ingerimos flavonoides al comer vegetales y es probable que sean en parte responsables de los beneficios para la salud que se obtienen con las dietas ricas en frutas y verduras. Algunos de los alimentos más ricos en antocianinas, como los arándanos, las bayas goji o las moras se consideran muy beneficiosos para la salud, sobre todo por sus propiedades antioxidantes.

En estudios con ratas se ha observado que las antocianinas son capaces de atravesar la barrera hematoencefálica y llegar hasta las zonas del cerebro encargadas del aprendizaje y la memoria. Es posible que la presencia de antocianinas pueda influir, potenciándolos o mitigándolos, en los efectos cannábicos sobre la memoria a corto plazo.

Flavonoides encontrados en el cannabis

Se han hallado 23 flavonoides y antocianos en el cannabis y se sabe que algunos de ellos mantienen sus propiedades farmacológicas en el vapor y el humo. Los científicos hablan del efecto séquito (entourage effect, en inglés) para explicar que los efectos farmacológicos del cannabis son el resultado de la interacción del gran número de moléculas presentes en la planta. Los cannabinoidesLos cannabinoides, sobre todo el THC, son los principales responsables del efecto, pero terpenos y flavonoides influyen en él hasta el punto de ser, probablemente, los principales responsables de las enormes diferencias existentes en los efectos de distintas variedades que, sin embargo, tienen unas proporciones de cannabinoides similares. Algunas antocianinas tienen cierta afinidad selectiva por los receptores del sistema endocannabinoide del cuerpo humano, con algunos tipos de uniones con los receptores CB1 y CB2.

Los principales flavonoides presentes en el cannabis son:

  • Apigenina: ansiolítico, sedante, antiinflamatorio, podría alargar el efecto del THC. Punto de ebullición: 178ºC.
  • Cannflavina A: antiinflamatorio. Por ahora sólo se ha encontrado en el cannabis. Punto de ebullición: 182ºC.
  • Cannflavina B: antiinflamatorio. Por ahora sólo se ha encontrado en el cannabis.
  • Cannflavina C: antiinflamatorio.
  • Kaempferol: antidepresivo, anticancerígeno, contra enfermedades coronarias, antioxidante, antibacteriano, antivírico.
  • Luteolina: antioxidante, antiinflamatorio, antibiótico, anticancerígeno.
  • Orientina: antioxidante, antiinflamatorio, antibiótico, anticancerígeno.
  • Quercetina: antivírico, antimutagénico, antihistamínico, antioxidante, antiinflamatorio, posible utilidad en fibromialgia, IMAO (inhibidor de la monoaminoxidasa). Punto de ebullición: 250ºC.
  • Silimarina: antivírico, antioxidante.
  • Beta-sitosterol: antiinflamatorio, anticancerígeno, antialopécico. Punto de ebullición: 134ºC.
  • Vitexina e Isovitexina: podrían ayudar en la enfermedad de la gota, anticancerígenos.

La mayoría de estos flavonoides y antocianos pueden actuar en sinergia con los cannabinoides y terpenos también presentes en la planta de cannabis, potenciándose su efecto al actuar conjuntamente. Por ejemplo, hay cannabinoides, terpenos y flavonoides con efectos antiinflamatorios y, seguramente, el efecto de conjunto de varios de ellos incremente por sinergias y diferentes vías de actuación el efecto terapéutico.

Algunos flavonoides inhiben ciertas enzimas hepáticas y podrían influir en la farmacocinética del THC en el hígado y por ello en la percepción del efecto del cannabis.

Importancia de la genética en los colores del cannabis

Es evidente que no todas las plantas de marihuana se ponen moradas durante la floración. ¿Qué es lo que provoca este cambio de color y por qué sucede? La respuesta hay que buscarla, en primer lugar, en la genética. Las variedades de la colección The Red Family han sido sometidas a programas de hibridación y crianza selectiva para introducir y fijar los genes promotores de la coloración roja, consiguiendo que el 95% de los individuos adquieran tonalidades purpuras y rojizas.

En Sweet Seeds® trabajamos intensamente en la selección de individuos progenitores para conseguir llevar estas genéticas al 100% de individuos con coloración.

Igual que la potencia, el aroma o el grosor de los cogollos está determinado por los genes de la variedad, sucede lo mismo con la coloración púrpura. En sus orígenes, la mayoría de las variedades púrpuras o moradas solían ser índicas o híbridos con predominancia índica. Casi siempre contenían genética afgana o kush. Su efecto solía ser principalmente relajante y narcótico, como suele ser habitual en las genéticas índicas.

Para introducir el rasgo de floración roja en las primeras variedades The Red Family, en Sweet Seeds® hemos utilizado una genética de ancestros Hindu Kush Paquistaníes de la zona de Chitral, cerca de la frontera con Afganistán. En estos momentos trabajamos con otras variedades de flor roja para ampliar la piscina genética de nuestra The Red Family.

Influencia de las condiciones ambientales en el color

Muchas variedades sólo desarrollan tonalidades púrpuras en ciertas condiciones climáticas, sobre todo cuando las temperaturas nocturnas son frías. Un final del verano fresco da colores rojizos, púrpuras o azulados a las cosechas de exterior mientras que las temperaturas nocturnas altas mantienen a las plantas de color verde. En condiciones climáticas frías las plantas de cannabis producen menos clorofila (el pigmento que produce el color verde en las plantas), esto permite que otros pigmentos sean aún más visibles. Hasta hace unas décadas no existían apenas variedades púrpuras que cogieran este color con temperaturas cálidas pero el gran trabajo realizado por criadores y bancos de semillas ha cubierto este hueco. Las variedades de la colección The Red Family adoptan estos colores en todas las condiciones y en casi todos los individuos. En algunas variedades el color púrpura solo aparece en las hojas más grandes, pero en The Red Family, hasta las partes internas de los cogollos, o incluso, las glándulas de resina son rojizas, pudiéndose observar en fotografías macro unos filamentos rojos que se desarrollan en el interior de los tricomas.

Las carencias nutritivas también pueden influir en la coloración de las plantas. Los pecíolos de las hojas (los rabitos que las unen al tallo) pueden volverse de color púrpura por una carencia de fósforo o nitrógeno. La falta de azufre a veces provoca rayas de color púrpura en los tallos.

El primer requisito para lograr cogollos morados es cultivar una variedad que tenga esta característica. Aunque el mecanismo que lo produce no se conoce con precisión, sí se sabe que existe una importante relación entre el frío y la producción de antocianinas en la marihuana. Muchas variedades requieren noches frías para que el color morado aparezca y permanecen completamente verdes si las temperaturas son cálidas.

La diferencia de temperatura entre el día y la noche es también un factor influyente. Si por la noche la temperatura es más de diez grados centígrados inferior a la diurna, las antocianinas se muestran con mayor facilidad. También con las variedades que se vuelven púrpuras con cualquier temperatura, como es el caso de las variedades The Red Family, se logra una coloración más intensa cuando las temperaturas nocturnas son bajas y las diurnas altas.

Las noches frescas en exterior son de ayuda para aumentar la coloración de las plantas de cannabis, pero no necesariamente para mejorar su potencia. En general, las temperaturas frías afectan negativamente a la producción de THC.

Es muy importante dejar de aplicar nitrógeno en la segunda parte de la floración y cesar completamente de abonar las dos últimas semanas para potenciar la utilización de las reservas nutritivas presentes en las hojas y que los tonos rojos, morados y azulados se potencien.

Se sabe que existe una relación entre el pH y el color expresado por las antocianinas, siendo más rojizo cuando la acidez es mayor y más azulado a mayor alcalinidad, en condiciones intermedias aparece el morado o púrpura. Además del tono, el pH podría influir en la cantidad de antocianinas producidas. Según muestran estudios realizados en frutas, la producción es mayor en condiciones de pH ácido.

Bibliografía
  • Andre C. M., Larondelle Y., Evers D. (2010). Dietary antioxidants and oxidative stress from a human and plant perspective: a review. Curr. Nutr. Food Sci. 6 2–12. 10.2174/157340110790909563

  • Andre, C. M., Hausman, J.-F., & Guerriero, G. (2016). Cannabis sativa: The Plant of the Thousand and One Molecules. Frontiers in Plant Science, 7, 19.
    http://doi.org/10.3389/fpls.2016.00019
  • Andres-Lacueva, C., Shukitt-Hale, B., Galli, R. L., Jauregui, O., Lamuela-Raventos, R. M., and Joseph, J. A. (2005). Anthocyanins in aged blueberry-fed rats are found centrally and may enhance memory. Nutr Neurosci 8, 111-120.
  • Flores-Sanchez I. J., Verpoorte R. (2008). Secondary metabolism in Cannabis. Phytochem. Rev. 7 615–639.
    http://doi.org/10.1007/s11101-008-9094-4
  • G. Mazza, E. Miniati: Anthocyanins in fruits, vegetables, and grains. CRC Press, Boca Raton 1993. ISBN 0-8493-0172-6
  • McPartland J. M., Russo E. B. (2001). Cannabis and Cannabis extracts: greater than the sum of their parts? J. Cannabis Therapeut. 1 103–132.
    http://doi.org/10.1300/J175v01n03_08
  • Ross S. A., ElSohly M. A., Sultana G. N. N., Mehmedic Z., Hossain C. F., Chandra S. (2005). Flavonoid glycosides and cannabinoids from the pollen of Cannabis sativa L. Phytochem. Anal. 16 45–48.
    http://doi.org/10.1002/pca.809
  • Russo E. B. (2011). Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects. Br. J. Pharmacol. 163 1344–1364.
    http://doi.org/10.1111/j.1476-5381.2011.01238.x
  • Werz O., Seegers J., Schaible A. M., Weinigel C., Barz D., Koeberle A., et al. (2014). Cannflavins from hemp sprouts, a novel cannabinoid-free hemp food product, target microsomal prostaglandin -E2 synthase-1 and 5-lipoxygenase. Pharmanutr 2 53–60.
    http://doi.org/10.1016/j.phanu.2014.05.001
  • Zhang, Y.; Butelli, E.; De Stefano, R.; et al. (2013). "Anthocyanins Double the Shelf Life of Tomatoes by Delaying Overripening and Reducing Susceptibility to Gray Mold". Current Biology. 23 (12): 1094–100.
    http://doi.org/10.1016/j.cub.2013.04.072
Product added to wishlist
Product added to compare.