10 plagas que pueden atacar tu cultivo de marihuana

Plagas que pueden atacar tu cultivo de marihuana.

La mejor solución al problema de las plagas es prevenirlas. Por ello te recomendamos utilizar semillas de variedades resistentes y utilizar técnicas de cultivo que favorezcan a las plantas. Evita introducir plantas que provengan de otros jardines sin antes asegurarte de que están libres de plagas.

Si detectas plantas con hojas o ramas enfermas o infectadas elimínalas o sepáralas cuanto antes de las sanas, mantén tu jardín limpio y siembra las plantas de manera que entre ellas haya buena circulación de aire.

A continuación, te mencionamos brevemente las plagas más habituales en los cultivos de marihuana:

Araña roja

Esta es una de las peores plagas para el cannabicultor. Son arañas muy pequeñas (apenas alcanzan 1 milímetro de largo), presentan un color rojizo, marrón llegando a ser negras en su edad adulta. Se reproducen con gran rapidez logrando cubrir la planta en cuestión de días.

La manera de identificar la araña roja es al detectar pequeños puntitos amarillos en las hojas

La manera de identificarlas es al detectar pequeños puntitos amarillos en las hojas. Estas manchas son el producto de que la araña ha chupado la savia de la hoja de marihuana. Las arañas suelen estar ubicadas en la cara inferior de las hojas por lo que pueden pasar desapercibidas hasta que la infestación sea importante.

Si detectas que tienes la plaga de araña roja, lo primero que tendrás que hacer es separar las plantas de marihuana más infestadas. Si el entorno lo permite se deberá disminuir la temperatura y aumentarla humedad lo que permitirá reducir la reproducción de las arañas.

Para quitar gran cantidad de arañas puedes pulverizar la planta con agua a presión. El agua jabonosa también sirve, pero no se debe usar una vez que las plantas ya están floreciendo. La piretrina y el neem ayudan a prevenir su aparición, pero, una vez la plaga está establecida, no suelen acabar con todas las arañas.

Pulgón

El pulgón se suele situar en los brotes más jóvenes, los cuales chupan la savia de la planta de marihuana debilitándola

Son insectos pequeños (entre 1 y 3 milímetros), de colores verdes, amarillos o negros y de estructura blanda. El pulgón se suele situar en los brotes más jóvenes de la planta y crear colonas densas. Chupan la savia de la planta debilitándola, al mismo tiempo que segregan un líquido pegajoso de color blanco que favorece la aparición de hongos.

No es una plaga que pueda llegar a matar a las plantas de marihuana, pero si a debilitarlas, impidiendo su crecimiento y floración adecuados. Las hojas atacadas se retuercen si son grandes y se deforman si son pequeñas.
Si aparecen hormigas como motivo del pulgón, habrá que eliminarlas utilizando un cebo para hormigas. El pulgón se puede retirar de la planta con la ayuda de una esponja y agua jabonosa, o bien fumigando un insecticida. El neem, jabón potásico y las piretrinas también son opciones contra el pulgón.

Orugas

Las orugas se comen las hojas y los cogollos dañando a la planta de marihuana

Una de las especies más temibles para el cannabis son las orugas del género Spodoptera. Estas lo que hacen es comerse las hojas y los cogollos de la marihuana causando graves daños.
Atacan a la planta devorando gran cantidad de hojas y los cogollos por dentro, produciendo que los cogollos se enmohezcan. El truco para detectar o descubrir las orugas está en ver los pequeños excrementos negros que dejan sobre las hojas. Las orugas estarán escondidas en los cogollos que hay justo por encima de la hoja con restos de excrementos.

Cuando las orugas son pequeñas, resulta fácil matarlas pulverizando BT, pero una vez crecen la forma más efectiva de combatir esta oruga es a mano, eliminándolas una por una inspeccionando meticulosamente toda la planta, hasta los cogollos, abriéndolos bien para mirar en su interior.

Trips

Los trips son unos pequeños insectos de forma alargada. Suelen tener un color marrón o gris. Estos insectos chupan la savia transmitiendo gran cantidad de virus a las plantas de marihuana.

Se detectan fácilmente ya que en las hojas de la planta aparecen pequeños puntos amarillos donde han sido mordidas. Para combatirlas utiliza Jabón potásico, neem, nicotina o piretrinas.

Mosca blanca

La mosca blanca se sitúa en la parte inferior de las hojas y adsorben la savia de planta de cannabis

Al igual que la araña roja, la mosca blanca se sitúa en la cara inferior de las hojas, absorbiendo la savia de las mismas. Es ahí donde ponen huevos de color blanco. Es una plaga que no llega a matar a las plantas de marihuana pero la debilita impidiendo su crecimiento y floración adecuados.

Trata preventivamente las plantas con aceite horticultural, jabón potásico o neem y ten mucho cuidado que no se establezcan ya que una vez lo hacen resulta muy difícil acabar con ellas.

Cochinillas

Plaga que ataca fundamentalmente los tallos. Son de forma ovalada y cubiertas por una especie de coraza de color marrón o rojizo y segregan una sustancia algodonosa.

Se reproducen en gran cantidad sin embargo su desarrollo es lento. La planta de marihuana se debilita y pueden secarse algunas ramas. Pueden eliminarse con un algodón empapado en alcohol jabón potásico o el aceite horticultural o incluso con insecticidas caseros elaborados con ajo y guindilla que suelen funcionar bastante bien.

Babosas y Caracoles

Son grandes herbívoros, logrando acabar con una planta de marihuana entera en una noche, sobre todo si las plantas son jóvenes.

Se pueden controlar fácilmente colocando cebo para caracoles alrededor de las plantas. Otro sistema que resulta efectivo es repartir con ceniza de madera un anillo alrededor del tronco evitando que se acerquen a él.

Minador de hoja

Insecto que vive en el interior de las hojas. Aquí excava túneles por la hoja hasta matarla.

Es una plaga más común en cultivo exterior o invernaderos. No resulta destructivo para la cosecha, pero es conveniente eliminar las hojas infectadas o acabar con los minadores.

Como los minadores de hojas viven dentro de la hoja los productos pulverizados no les afectan. Por ello se aplica aceite de neem, disuelto en el agua de riego, lo que será absorbido por las raíces y pasará a los tejidos de la planta envenenando a los minadores al comer las hojas.

También existen enfermedades fúngicas producidas por el ataque de plagas como el Botritis o el Oídio.

Botritis o moho gris

El hongo botritis es el más común  dañino para los cultivos de marihuana

La botritis (Botrytis cinérea) es el hongo más común y dañino para los cultivos de marihuana sobre todo en zonas húmedas. Atacan cuando los cogollos alcanzan su máximo grosor. Aparece en forma de moho algodonoso de color marrón, pudiendo acabar con el cogollo en pocos días.

Para prevenirlo, pulverizar infusión de cola de caballo, azufre o jabón potásico.

Oídio o mal blanco

Es un hongo que se caracteriza por el crecimiento de color blanquecino y polvoriento sobre las hojas sin llegar a penetrar en los tejidos. Esto lo convierte en una plaga que no es difícil de eliminar, sin embargo, puede reaparecer rápidamente.

La mejor forma de luchar contra el oídio es fumigando de manera preventiva con bicarbonato potásico, jabón potásico o infusión de cola de caballo.

Así que recuerda, no hay mejor ataque que la prevención, pero con esta información y el cuidado necesario podrás evitar que alguna de estas plagas pueda atacar o afectar tu cultivo de marihuana.

 

Texto: @Sweet Seeds®