Cocina Cannábica: Mac’n’Cheese

¿Te gustan los macarrones? ¿Te gusta el cannábis?
¡Imagínalos juntos con nuestra receta de macarrones con queso!

Seguro que alguna vez, después de ver alguna serie o película americana, te ha apetecido comer alguno de los típicos platos que tanto les caracterizan. En esta ocasión, nos apetecía preparar una de las cenas que más les gustan a los niños, porque siendo un plato sencillo de preparar, es delicioso. ¡Y más con ese toque cannábico que tanto nos gusta!

Es una receta perfecta para invitar a tus amigos fumetas a cenar.

Ingredientes para 4 personas:

  • 250g de Macarrones.
  • Aceite de oliva.
  • Mantequilla cannábica.
  • Harina.
  • 240ml de leche.
  • Galletitas de cheddar.
  • Panko.
  • Queso (a gusto)
  • Sal y pimienta.
  • Preparación:

    Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 110 grados – con calor arriba y abajo – y poner una olla grande con agua a hervir para la pasta. En Estados Unidos suelen utilizar unos macarrones en forma de tubo doblado, en algunas zonas se llaman codos o coditos, pero en realidad puedes elegir el tipo de pasta que más te guste. Una vez el agua comience a hervir, añadimos abundante sal y cocemos los 250g de macarrones un par de minutos menos que el tiempo que venga indicado por el fabricante. Una vez estén listos, escurrimos bien y los ponemos en una olla con un chorrito de aceite de oliva – o el aceite vegetal que prefieras – y reservamos.

    Ahora vamos a preparar una bechamel con nuestra mantequilla cannábica. En una sartén grande, derretimos a fuego lento una cucharada de mantequilla normal con cuatro cucharaditas de mantequilla cannábica, y añadimos dos cucharadas de harina. Sin dejar de remover, dejamos que se tueste ligeramente sin que llegue a coger mucho color. Es el momento de añadir los 240ml de leche poco a poco, integrándola bien con la harina ayudándonos de unas varillas. Cocinaremos la bechamel a fuego lento hasta que la leche esté integrada y la mezcla espese. Y ya tenemos nuestra bechamel cannábica

    El siguiente paso es añadir el queso a nuestra bechamel. Puedes utilizar el tipo de queso que más te guste, incluso mezclar varios, pero si quieres ser fiel a la receta americana y que el color sea como en las películas, debes optar por cheddar. Rallaremos unos 200g de queso cheddar y lo añadiremos en la sartén de la bechamel, mezclando hasta que quede uniforme. Es el momento de probar y añadir sal y pimienta al gusto.

    Echamos nuestros macarrones a la sartén y removemos bien para impregnarlos de esta deliciosa salsa de queso cannábica.

    Cogemos una fuente para horno donde, previamente engrasada con mantequilla, vertemos nuestros macarrones con queso. Añadiremos más queso por encima juntos con pan rallado, y especias al gusto – como por ejemplo pimienta molida, tomillo y orégano -. Para ser fieles a la receta americana habría que añadir galletitas de cheddar troceadas y panko en lugar del pan rallado. Horneamos durante 30 o 40 minutos para gratinar, y ¡estarán listos para degustar!

    Texto: @desayunoconweed